¿Cómo dibujar bien un retrato?

¿Cómo dibujar una cara? ¿Cómo dibujarla con facilidad y con las herramientas adecuadas? Saber dibujar un retrato no es fácil y son preguntas que el ilustrador principiante se hace rápidamente. En este tutorial, hemos recopilado varios consejos para que el ilustrador pueda dibujar el retrato que más se parezca al modelo, con fundamentos sencillos y fáciles de aplicar.

Prepara tu material de dibujo.

Sobre todo, preparar tu equipo para poder dibujar correctamente un retrato realista es esencial para el dibujante. Cualquiera que sea la técnica de dibujo, tanto para el dibujo tradicional como para el dibujo en tableta gráfica, la selección de sus herramientas de trabajo y la buena puesta a punto de estas últimas no deben descuidarse para evitar perder un tiempo precioso, y obtener un resultado decepcionante durante la fase de trabajo. Mientras que los artistas que desean dibujar sobre papel deben acordarse de comprobar el estado de sus lápices, el artista digital pensará en ajustar su tableta y calibrar sus periféricos para tener un renderizado que corresponda a sus expectativas. Este es el caso, sobre todo, de las tabletas gráficas, como la iskn Repaper, que utilizan la tecnología digital de las tabletas gráficas, unida a la del dibujo tradicional sobre papel, que requiere el uso de un lápiz de calidad, como los de la marca Faber-Castell, suministrados con el pack Repaper, y la calibración del anillo magnético que rodea al bolígrafo, para obtener un trazo preciso al transponerlo directamente al software de dibujo.

Elegir las herramientas adecuadas.

La selección de las herramientas de dibujo es muy importante para un buen retrato. Los diferentes programas de dibujo disponen de muchos lápices, pinceles y brochas. Hay que aprender a conocerlos y realizar los buenos ajustes en su aplicación numérica, siendo lo ideal acercarse lo más posible al renderizado que podrías tener en la realidad. Lo ideal es acercarse lo más posible a la forma en que se vería en la vida real, por lo que hay que encontrar una herramienta que se acerque, o incluso sea idéntica, al lápiz que se utiliza para dibujar. Por lo tanto, los debutantes en el dibujo digital pueden seleccionar un pincel con un grosor cercano al de los lápices HB, el más común para hacer bocetos, y mantener los ajustes de sensibilidad y suavidad en un valor medio al principio. A pesar de los muchos tutoriales que te ofrecen las mejores configuraciones, lo ideal sigue siendo probar muchas combinaciones, y encontrar la forma de hacer el retrato que imaginas, con las opciones que te hacen sentir más cómodo para dibujar.

¿Cómo dibujar un retrato fácilmente?

Realizar el boceto.

Esbozar el retrato es el primer paso en el que hay que centrarse para aprender a dibujar un rostro. Al dibujar un retrato, debes tener en cuenta la anatomía de tu modelo y delinear claramente la forma del rostro. Para ello, primero puedes dibujar círculos para crear las diferentes partes de la cara. Cada uno de estos círculos servirá de referencia para obtener las proporciones correctas y establecer posteriormente contornos más precisos. Una vez hecho esto, empieza siempre por dibujar los ojos, la nariz y la boca de forma sencilla. Del mismo modo, esboza rápidamente las características físicas de tu modelo. Todos estos elementos de la cara son, en efecto, los que más llamarán la atención, y los que le permitirán avanzar rápidamente en el resto de su trabajo gráfico. A continuación, esboza sucintamente el resto de los elementos de tu modelo para tener un primer boceto sobre el que podrás trabajar. No olvides que un boceto es un dibujo rápido, cuya finalidad es mostrar únicamente las proporciones, las formas y los rasgos del rostro. A continuación, puedes utilizar la goma de borrar para borrar los círculos previamente dibujados, con el fin de aclarar tu base de trabajo.

Finaliza el retrato con un lápiz.

Centrarse en los detalles.

Tu boceto está finalmente listo, ahora tienes una idea de los diferentes elementos de tu retrato, pero todavía es vago e incompleto. Ya sea para retratos realistas o para un dibujo de ilustración como un rostro de manga o un personaje de dibujos animados, los detalles son importantes para dar un aspecto acabado a tu trabajo. Los artistas principiantes tenderán naturalmente a hacer el contorno general de la cabeza antes de ocuparse de los detalles del centro. Sin embargo, este es un error que no se debe cometer cuando se quiere tener un renderizado satisfactorio y, por el contrario, se aconseja encarecidamente centrarse en los detalles centrales como los dos ojos. De hecho, aunque cada parte de la cara es importante, empezar por los ojos es una opción interesante para explotar, siendo éste el elemento más llamativo en un retrato. Podemos verlo en retratos famosos como la Mona Lisa o la Niña de la Perla, cuyos ojos llaman la atención a primera vista. Por último, afina tu dibujo, sin dudar en borrar las imperfecciones, para que tu retrato sea más expresivo y le aporte cierto realismo. Las cejas, la barbilla, los labios, el pelo o incluso las líneas de expresión... Concéntrate en los detalles para que el resultado final esté vivo para la persona que lo observa.

Gestión de los efectos de sombra.

Para los retratos realistas, los cómics, el manga o cualquier tipo de ilustración, las sombras son un aspecto importante de un retrato, y no deben ser descuidadas por los dibujantes, independientemente de cómo dibujen. Las sombras aportan muchos matices a las expresiones faciales y hacen que el sujeto destaque y parezca más vivo. Empieza definiendo las zonas de sombra de forma aproximada y luego afínalas contrastando progresivamente las zonas que quieres que destaquen más sin olvidar difuminarlas. El uso de un lápiz pastel para hacer las sombras puede ser una solución más que interesante para dar un efecto más limpio a tus acabados.

Entintar el boceto del retrato.

El entintado es otra técnica de dibujo muy utilizada por los ilustradores para finalizar sus dibujos. Se puede encontrar en el mundo del cómic y la ilustración. Como el entintado no permite realizar gradaciones en los efectos de sombra, como se podría hacer con un lápiz de grafito tradicional, impone poder representar los volúmenes y el lado vivo del retrato sólo con un trabajo en blanco y negro, gracias a las líneas verticales y horizontales trazadas con su rotulador negro. El retratista tendrá que hacer tramas regulares para estilizar su boceto y obtener un resultado que presente contornos, sombras, luces y volúmenes con un color y un contraste únicos.

Para conseguir un entintado de calidad, es necesario elegir el pincel adecuado, con los ajustes correctos en su software, y es aconsejable probarlo previamente haciendo trazos de diferentes maneras para adaptarse a él y aprender a manejar la presión y la inclinación de su nueva herramienta. Del mismo modo, el estilete que utilices será importante para sentir las sensaciones adecuadas al entintar tu retrato. Esto es aún más cierto con una tableta de dibujo que le ofrece anclar el dibujo de su cara directamente en el papel. Por eso iskn ofrece en su aplicación Repaper un bolígrafo adaptado al entintado para que el resultado sea tan bueno como se espera. Si tienes miedo de dañar tu boceto, o si quieres trabajar en diferentes estilos de acabado a partir del mismo boceto, también puedes usar tu estilete y utilizar la Repaper como una tableta gráfica sin pantalla. Así, sólo tienes que añadir una nueva capa sobre la de tu boceto en tu software, e intentar entintar sin dañar tu boceto. Existen muchas técnicas de entintado y múltiples tutoriales para aprender a dibujar con esta técnica y obtener resultados creativos con dibujos sencillos e impactantes.

Realizar el coloreado.

El coloreado es el último paso de tu dibujo. Aunque no sea obligatorio, puede aportar un gran valor añadido a tu trabajo, especialmente cuando dibujes personajes de animación, un retrato caricaturesco o para un dibujo manga. Para colorear correctamente su dibujo, sólo podemos aconsejar al novato que aplique una nueva capa en su programa de dibujo, y que coja un bolígrafo adaptado para tableta gráfica. La paleta de colores del software es mucho más amplia que el material que puedas tener en casa, y sería una pena prescindir de ella. Después de elegir el lápiz digital adecuado en tu programa informático, como el rotulador, el carboncillo o el pastel, cada uno de los cuales da un rendimiento diferente, encuentra tu tono y el valor ideal para cada parte que desees colorear. No olvides que manejar la saturación de tus colores puede hacer que tu dibujo varíe de una cosa a otra. Una saturación fuerte puede resaltar rápidamente el labio, la mandíbula, la nariz... y dar dinamismo a tu dibujo. Sin embargo, esto tiene el efecto de hacer que el dibujo sea a menudo indigesto para el observador. Una saturación baja, por el contrario, dará un dibujo muy cómodo a la vista, pero puede convertirlo rápidamente en una obra sosa y poco atractiva. Depende de ti encontrar las tonalidades y los ajustes adecuados practicando y repitiendo una y otra vez. Por eso es preferible, sobre todo cuando se está aprendiendo a dibujar, empezar a colorear un dibujo fácil de hacer, sin demasiado detalle para encontrar los colores adecuados para cada parte del retrato que se quiere hacer. Esto te permitirá utilizar mejores opciones de color en trabajos más detallados más adelante.

En resumen, para dibujar un retrato.

En este tutorial, hemos visto que cuando se trata de dibujar rápidamente una cara, una vista frontal o de tres cuartos, lo mejor es armarse con las herramientas adecuadas para ganar tiempo y precisión. La tableta gráfica puede ser un gran aliado, sobre todo para colorear, o para los principiantes que no conocen los fundamentos del dibujo y quieren utilizar las capas para practicar después de hacer un boceto adecuado. Con la práctica, y gracias a los diferentes consejos que hemos mencionado, conseguirás hacer retratos realistas y detallados, en todos los estilos de dibujo.