El arte del esbozo

A menudo se confunde esbozar un proyecto con hacer un boceto o un dibujo preparatorio. Pero, ¿cuál es la diferencia entre hacer bocetos y otros tipos de dibujos a lápiz, qué materiales se necesitan y cómo hacerlo bien? Respondemos a estas preguntas y te damos algunos consejos para hacer tus mejores bocetos.

El esbozo: un paso fundamental

Cuando se quiere dibujar y pintar, los esbozos son, en la práctica del dibujo, y de las artes gráficas en general, un paso indispensable antes de pasar a la obra definitiva. Para dar una definición rápida de los mismos, se trata de dibujos a lápiz, que son preparatorios de las obras que se desean realizar. Estos dibujos en blanco y negro son necesarios para tener una idea final del cuadro o dibujo en tinta, pastel o rotulador, entre otros, que se desea realizar. En la historia del arte, los dibujantes, pintores y creativos han utilizado mucho el boceto, sobre todo a la hora de realizar encargos, como pinturas al óleo, pinturas acrílicas, dibujos artísticos o grabados. El boceto permite al comisario ver la base del dibujo final antes de entintar o pintar, al tiempo que sugiere cambios, ya que es posible borrar o sustituir ciertos aspectos de la obra. Dicho esto, aunque sea un trabajo hecho de antemano, el boceto sigue siendo un dibujo técnico y completo. Permite al dibujante poner de manifiesto las proporciones y las técnicas de dibujo utilizadas, pero también los detalles, las sombras, el tono general del cuadro, los matices de color que vendrán, y da así una idea de los pigmentos que se utilizarán. Se podría comparar el boceto con el primer borrador de un archivo completo, que tendría que ser validado por su propietario, que se reserva el derecho a solicitar algunos cambios. Los bocetos son, por tanto, dibujos precisos que ofrecen una visión real del cuadro que se va a pintar, cercana al resultado final, pero aún sujeta a modificaciones.

Esbozo, dibujo lineal, croquis, dibujo preparatorio... ¿Cuál es la diferencia?

El esbozo

Como ya hemos visto, el esbozo es un dibujo con lápiz, a menudo en blanco y negro, en el que se combinan diferentes técnicas para obtener un resultado que puede modificarse, pero que se aproxima al resultado final. Sin embargo, el boceto se confunde a menudo con otros tipos de dibujo, un error que no debe cometerse si se quieren respetar las diferentes etapas necesarias para la producción de una obra. En efecto, hacer un boceto o un dibujo preparatorio, aunque la diferencia sea escasa, no tendrá el mismo objetivo que un esbozo.

El boceto

A primera vista, los bocetos pueden parecer muy parecidos a los esbozos. Sin embargo, dibujar un croquis no tiene la misma función que hacer un croquis. Aunque el dibujo es realista, con proporciones, sombreado y detalles del sujeto, es principalmente un dibujo de observación. El boceto puede ser una obra acabada, que se puede realizar con cualquier material (por qué no con pintura de acuarela o pastel al óleo si se desea), y los principiantes, así como los artistas experimentados, pueden verlo como un dibujo de práctica para mejorar sus habilidades. Por lo tanto, dibujar un tema equivale a "tomar nota" de una idea, de una observación, que luego se puede utilizar para hacer un boceto.

El Dibujo lineal

El dibujo lineal precede al boceto. Utilizado a menudo cuando se aprende a dibujar, o para obras complejas con muchos elementos, este dibujo sencillo consiste en dibujar las proporciones y formas de lo que luego será un dibujo más acabado. Puede considerarse un boceto rápido, que busca modelar sólo el contorno de las formas principales. Esta técnica se utiliza principalmente para dibujar la anatomía del cuerpo humano, o los objetos complejos, ya que pone de manifiesto todas las proporciones del sujeto antes de pasar al sombreado y a los detalles que transformarán el dibujo lineal en un boceto o contorno.

El dibujo preparatorio

De todos los matices del dibujo a lápiz, el dibujo preparatorio puede considerarse la fase final antes del entintado, la pintura o cualquier otra técnica artística de dibujo. El modelo es de un tamaño adecuado para trabajar y transportar fácilmente. Una vez que el boceto ha sido validado por el cliente o el artista, el dibujo preparatorio consiste en retranscribir el boceto a tamaño natural, directamente sobre el soporte final. A continuación, el artista puede volver a repasarlo con sus tintas, pinturas y otros pasteles para crear la obra que desee.

¿Cómo hacer un buen esbozo?

¡Observa!

Cuando se dibuja un paisaje, un modelo vivo, un bodegón o incluso algo de la propia imaginación, la observación del entorno es la clave de un buen boceto. En efecto, es en la observación del sujeto donde el dibujante debe prestar especial atención a las formas principales, a las proporciones, a los detalles, a las luces y a las sombras. Un buen esbozo debe ser capaz de captar todos estos elementos, y es imprescindible observar con atención antes de embarcarse en el diseño.

Hacer formas generales

Empieza por hacer los contornos y las formas generales de tu boceto. Sus líneas serán una indicación de los volúmenes que vendrán, y deben respetar las proporciones de su sujeto. No dude en trazar y volver a trazar para obtener un primer borrador claro y sintético de su dibujo. Este es el momento de probar, de hacer selecciones de lo que quieres conservar o no, de borrar y de volver a empezar algunas de tus líneas. Es también en esta fase cuando puedes poner las principales líneas geométricas que darán la disposición de tu dibujo (línea de horizonte, formas circulares donde el ojo debe ser atraído, etc.). No olvides que estas líneas se pueden borrar después, así que aprovecha.

Añade detalles y colores

Una vez hechas las formas generales, puedes añadir los detalles para embellecer tu dibujo. A continuación, añade los colores, presionando el lápiz más o menos fuerte, empezando por los colores más claros y subiendo a los más oscuros. Esto te dará una indicación de los valores de color de su dibujo o pintura, una vez que pases a los medios finales. Aquí es también donde se finalizará el dibujo, con el ajuste de los valores de color que muestran los volúmenes de su sujeto. Al final de esta etapa, deberías tener un boceto completo, listo para ser transcrito en un dibujo preparatorio, a menos que tù o tu comisario deseis retocarlo.

No le des demasiada importancia a tus características

Ten cuidado, durante todo el proceso de creación de tu boceto, no marques demasiado tus líneas. Deben permanecer borrados para que puedas rehacerlos y retocarlos si es necesario.

¿Qué materiales se necesitan para hacer un buen esbozo?

Lápices adecuados

Si uno suele saber de antemano qué medio va a utilizar para dibujar su obra final, puede preguntarse qué materiales utilizar para hacer un buen boceto. El esbozo debe hacerse en blanco y negro, ya que el uso de pigmentos es mucho más caro, pero sobre todo debe permitir al dibujante hacer dibujos que pueda difuminar y borrar. Olvídate de los lápices grasos, como los pasteles secos, que manchan o ensucian el papel sin borrar el trazo inicial, o de los rotuladores, lápices de colores, tinta y pinceles que requieren el uso de pintura, que no permiten borrar los trazos si es necesario. Se pueden utilizar lápices conocidos por su poder de permanencia, pero también por su capacidad de desaparecer con una goma de borrar. Los principiantes pueden elegir un lápiz de grafito HB, que es de fácil acceso, pero en el que un poco de presión excesiva puede impedir el borrado de una línea demasiado fuerte. También existe el llamado lápiz azul "no fotográfico", que no sólo es uno de los medios más fáciles de borrar, sino que además no aparece en la imagen al escanear o fotocopiar. Sin embargo, la herramienta que todas las escuelas de arte recomiendan es el carboncillo. El carboncillo se puede difuminar y borrar a la perfección, pero también es un medio perfecto para hacer esbozos. El carboncillo se presenta en diferentes formas. Existe el carbóncillo comprimido, que es preciso y fácil de manejar, pero que, al igual que los lápices de grafito, tendrá dificultades para desvanecerse bajo el efecto de la goma de borrar si el trazo es demasiado fuerte. El carbóncillo de dibujo, como su nombre indica, es más adecuado para hacer esbozose se agarra bien al papel, y su capacidad para ser trabajado y borrado es la mejor de todos los medios disponibles.

Papel adecuado

Para dibujar un esbozo, no se puede utilizar cualquier tipo de papel. Dado que esta parte del trabajo requiere muchos retoques, arañazos y borrados, el papel de boceto debe ser sólido, con un gramaje superior al del clásico papel de impresora, para resistir todos los peligros que sufrirá. Además, su grano debe ser lo suficientemente grueso como para albergar el carbóncillo, sin que se desvanezca al menor contacto con la mano o durante el transporte. Recuerda que el papel para esbozos debe ser portátil, ya sea en un cuaderno o en una bolsa de dibujo, para poder rehacerlo y transportarlo fácilmente. Se puede utilizar papel Canson para hacer un buen boceto, pero se puede encontrar papel especial para bocetos en tiendas especializadas, que es adecuado para esta fase de creación.

Y la tableta gráfica imprescindible para dibujar

Hoy en día, el dibujo digital se ha convertido en una parte integral de nuestra vida cotidiana, y el uso de una tableta gráfica ha aumentado enormemente para crear todo tipo de dibujos y pinturas digitales, gracias a las numerosas herramientas que ofrece el software gráfico. Es posible, gracias a una tableta de dibujo de calidad, realizar bocetos y dibujos directamente en el ordenador, utilizando las capas disponibles en el software. Sin embargo, muchos diseñadores siguen apreciando el uso del papel, ya sea para la observación, cuando no tienen necesariamente acceso a su ordenador, o simplemente por la comodidad del dibujo tradicional con lápiz y papel. Teniendo esto en cuenta, se han desarrollado tabletas gráficas híbridas, como la Repaper de iskn, que permiten a los diseñadores hacer bocetos directamente en papel, como harían normalmente, y al mismo tiempo tener acceso a la versión digital en cuanto tengan acceso a su ordenador. En efecto, gracias a este tipo de tableta gráfica, es posible colocar una hoja de papel directamente sobre la superficie activa de la tableta gráfica, y dibujar con su lápiz favorito, gracias a un anillo magnético colocado alrededor, y retransmitir los movimientos y la inclinación directamente a la tableta. De este modo, puedes dibujar sobre el papel y ver tu dibujo transmitido en tiempo real al software gráfico, o guardado en la memoria de la tableta gráfica para volver a trabajarlo más tarde. Así que se acabaron los lápices azules, el escaneo, la adaptación de la coordinación mano-ojo entre la tableta y la pantalla del ordenador, o el acceso al hardware de tu ordenador cuando estás en movimiento. Con una tableta gráfica híbrida, puedes esbozar, delinear y dibujar con un solo trazo, y disfrutar de todas las ventajas del arte digital en la obra final cambiando el dispositivo al modo sin pantalla y utilizándolo con un lápiz, como si fuera una tableta gráfica tradicional.

Repaper
La simplicidad del papel y lápiz, la potencia de una tableta graphica
Descubre

Conclusión

Esbozar un proyecto significa hacer un trabajo que dé una idea casi acabada del dibujo o pintura final, teniendo la posibilidad de rehacerlo y modificarlo si es necesario. Aunque es posible hacer un boceto de diversas maneras, el carbón y el papel adecuado son ideales para realizarlo. Si quieres utilizar un software gráfico para dibujar tus cuadros digitales, también puedes recurrir a una tableta gráfica, idealmente híbrida para mantener la mejor sensación del papel y poder trabajar en tu boceto estés donde estés.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y obtén un cupón de regalo de 10€
Descuento válido a partir de 100€ de compra.