¿Cómo dibujar en 3D?

Desde que se dominó la perspectiva, el 3D está en todas partes. Se ha utilizado en el arte desde que los más grandes pintores se apropiaron de ella, y hoy en día, los ordenadores nos ofrecen muchas posibilidades para dibujar más fácilmente en tres dimensiones, y hacen que esta técnica sea accesible en muchos usos, gracias a un software dedicado y a una tableta gráfica.

El 3D es una cuestión de perspectiva.

¿Qué es la perspectiva?

La perspectiva es una técnica de dibujo que crea profundidad y da al espectador la impresión de una representación tridimensional, mientras que el boceto se realiza sobre una superficie plana. Gracias a diferentes técnicas, el dibujante puede representar un objeto, un cuerpo humano, o simplemente un paisaje, de forma muy realista, sólo con el uso de líneas horizontales y verticales, segmentos paralelos, o que convergen hacia puntos de fuga, con el objetivo de engañar al espectador, y dar esa impresión de profundidad tan buscada. La práctica de la perspectiva es, por tanto, una parte esencial del aprendizaje del dibujo y de sus prácticas básicas.

Los diferentes tipos de perspectiva.

Dibujar líneas horizontales y verticales no es suficiente para crear una perspectiva. Hay muchas perspectivas diferentes, y dependiendo del tipo de técnica que utilices, cada una de ellas tendrá un aspecto completamente diferente de la otra. Por eso es esencial que los principiantes se familiaricen con la perspectiva para poder dibujar y crear dibujos 3D bonitos y llamativos.
Hay dos tipos principales de perspectiva:

  • La perspectiva métrica. Esta es muy conocida por los alumnos que se aburren en clase y dibujan cubos y rectángulos en 3D en el margen de sus cuadernos. Este tipo de dibujo en perspectiva se basa en la disposición de segmentos, paralelos entre sí, a partir de 3 ejes (uno que representa la anchura, otro la altura y el último la profundidad del cubo). Las líneas rectas se unen para formar cubos u otras formas geométricas. Con esta técnica, es posible dibujar volúmenes fácilmente, los ángulos respetando los del objeto básico, y las líneas rectas manteniendo el paralelismo de éste. Las denominadas perspectivas caballera, isométrica y axonométrica forman parte de este grupo, y se utilizan sobre todo en el ámbito de la arquitectura, para representar fielmente los ángulos y las proporciones de los edificios.

  • Perspectiva cónica. El grupo de perspectiva cónica, más artístico, pretende reproducir lo que el ojo humano ve realmente. Los segmentos pierden su paralelismo en favor de una línea de horizonte y puntos de fuga. De este modo, se distingue un primer plano, seguido de planos más lejanos, y los objetos y cuerpos en volumen pueden representarse de forma que la profundidad de campo sea claramente visible. Para ello, las líneas rectas, que son paralelas en la realidad, no lo son en el dibujo, sino que convergen hacia el punto de fuga, que es único en la representación frontal de un objeto, doble en su representación oblicua y triple en una representación aérea. Este punto o estos puntos se sitúan en una línea de horizonte. Al hacer esto, el efecto 3D es mucho más realista para el ojo humano, y la perspectiva cónica se utiliza tanto en el realismo como en el trampantojo.

Dibujar en tres dimensiones, una técnica esencial.

La 3D : indispensable pour des volumes réalistes.

Aunque el 3D está presente en las obras de arte desde el Renacimiento y la pintura en perspectiva, cada vez tiene más importancia en la vida cotidiana en los sectores del diseño gráfico, la arquitectura y la industria, entre otros. Permite dibujar un boceto respetando perfectamente los volúmenes, y realizar un dibujo fiel a la realidad y fácil de entender para todos, incluso para un neófito en la materia. Así es como el dibujo tridimensional se convirtió en un estándar, ya que ayuda a la comprensión y concreta las ideas y creaciones.

Le dessin en 3D et les trompes-l’œil.

La perspectiva que da el efecto 3D a un dibujo puede ser perfectamente utilizada y fortalecida, incluso hasta el punto de distorsionar completamente las líneas, para que desde un determinado ángulo el dibujo cobre vida y parezca sobresalir totalmente de la hoja, o tenga una impresionante impresión de profundidad. Un ejemplo sencillo podría ser el de los grandes logotipos de las marcas en los campos de rugby, que en la mayoría de las tomas de la cámara lateral parecen completamente rectos, pero en realidad están completamente distorsionados una vez que la cámara se coloca delante de los postes o por encima del campo. Estas técnicas de trampantojo pueden utilizarse de muchas maneras, desde hacer que una habitación parezca más grande en una toma, hasta hacer que un diseño destaque según el ángulo del espectador, pasando por permitir el dibujo de ilusiones fantasiosas y artísticas.

Dibujar en 3D con programas informáticos específicos.

Software de dibujo, una valiosa ayuda para dibujar en 3D.

El 3D está ahora en todas partes en nuestra vida cotidiana, por lo que los diseñadores, arquitectos o comerciantes que necesitan modelar sus proyectos, con el fin de permitir una mejor visualización para sus clientes, ahora utilizan toda una gama de software gratuito y de pago, bajo Windows y Mac OS, con el fin de hacer dibujos representativos de su trabajo. Desde el software de arquitectura, como Google Sketchup, que permite crear y dibujar una casa, hasta Solidworks, un software de modelado en 3D (también llamado software de CAD), sin olvidar la suite de Adobe, con Photoshop o Illustrator, que son más fáciles de usar, más versátiles, y también se pueden utilizar como software de dibujo, cada software tiene su propia especificidad, y existen muchos otros, con muchas opciones específicas, que le permiten modelar sus ideas en 3D con unos pocos clics. El objetivo es, evidentemente, ya sea para el arte o para un aspecto más técnico, poder trabajar con rapidez y digitalizar y retocar sus creaciones con facilidad, ofreciendo al mismo tiempo al cliente o al espectador, proyectarse plenamente en lo que se le presenta.

La tableta gráfica, un aliado indispensable para el dibujo natural.

Obviamente, cuando se dice que se dibuja en 3D a través de un programa de ordenador, se refiere a una tableta gráfica. La tableta se hace indispensable para el manejo del software, el lápiz óptico sustituye al impreciso y poco ergonómico ratón. Gracias al sensor de posicionamiento absoluto, a diferencia del posicionamiento relativo de un ratón, que requiere mover el ratón varias veces para mover el cursor en la pantalla, y al lápiz, que proporciona una posición más natural, resulta mucho más fácil dibujar con la mano levantada. Sin embargo, la tableta gráfica suele tener sus límites, y entre el agarre del lápiz, la coordinación mano-ojo necesaria para mirar la pantalla al dibujar y el tacto de la superficie de dibujo, muchos usuarios, tanto el principiante como el dibujante o diseñador gráfico experimentado, pueden sentirse incómodos con este tipo de herramienta. Por eso, utilizar una tableta en la que se pueda dibujar sobre una hoja de papel, como la ISKN Repaper, es una opción interesante. Este tipo de tableta gráfica tiene todas las ventajas de una tableta digital, con la gestión de las capas, los pinceles y todas las opciones del software, gracias a los atajos asignables, a la vez que te permite trabajar con tus lápices y bolígrafos favoritos, y tener la sensación real de dibujar en papel, como lo harías al trabajar en un cuaderno de dibujo. También puedes importar y exportar tus obras de arte en 3D, y compartirlas con tus clientes, o en Internet, para trabajar con mayor claridad y rapidez.

Algunos consejos sobre cómo dibujar en tres dimensiones.

Dominar los fundamentos del dibujo.

Puede parecer obvio, pero dibujar en tres dimensiones requiere conocer las técnicas básicas de dibujo. No dudes en practicar durante muchas horas, o incluso en hacer un curso de dibujo antes de empezar a dibujar en 3D y en perspectiva.

A veces, el cliente puede querer realizar el proyecto por sí mismo, aunque no tenga la creatividad o las habilidades necesarias para proponer opciones realistas o que se adapten realmente al edificio existente. Es este tipo de persona el que debería dirigirse de forma natural hacia proyectos creativos cuya viabilidad está fuera de toda duda. Por tanto, hay que saber explicar, a veces con firmeza, pero siempre explicando en términos sencillos y respondiendo a las inquietudes, para conducir al cliente hacia las propuestas que le harás, y establecer una confianza mutua. Si esta parte del trabajo del arquitecto es cierta en un estudio de arquitectura, lo es aún más cuando se trabaja en solitario. De hecho, como autónomo, no puedes contar con el apoyo de tus colaboradores, que pueden aportar una segunda opinión profesional que apoye la tuya. Por lo tanto, es necesario saber relacionarse con la gente para llevar su negocio a buen puerto.

Empiezar con formas geométricas sencillas.

Para crear dibujos tridimensionales, la geometría es tu mejor amiga. Cuadrado, rectángulo, elipse, polígono, ... Toma una forma simple, añade líneas y curvas para hacer cubos o cilindros. Una vez dominado, añade sombras para acentuar el efecto de profundidad y la impresión de 3D.

Hay muchos tutoriales en Internet para guiarte.

Estás empezando a dominar los fundamentos de la profundidad y el 3D, pero quieres ir más allá? Hay multitud de tutoriales disponibles en Internet. Tanto si quieres dominar el lápiz a la perfección, como si quieres utilizar un software gratuito o de pago, tienes mucho donde elegir en uno de los muchos sitios que ofrecen cursos en la web. Dibujar y diseñar obras en 3D, hacer los planos de una casa de arquitecto o de un proyecto de construcción, planificar un diseño de interiores o crear un modelo de objeto en 3D, todo resulta más asequible para todos gracias a un tutorial adaptado.

El dibujo en 3D es asequible para todos.

Como hemos visto, si el 3D requiere conocimientos básicos de dibujo, gracias a los programas de diseño gráfico dedicados a varias aplicaciones y a diversas herramientas digitales, así como a los tutoriales en Internet, ahora es más fácil representar la realidad en los bocetos. Sin embargo, saber emanciparse de la técnica tradicional distorsionando las líneas también permite, desde cierto punto de vista, crear trampantojos y distorsionar la realidad, gracias a ciertos efectos de perspectiva. Aprender a dibujar en 3D se convierte en un auténtico valor añadido para muchos proyectos, desde los más profesionales hasta los más artísticos.