Aprender caligrafía

La caligrafía es un arte ancestral que tiene sus raíces en la escritura tradicional antigua. Pero, ¿qué es realmente la caligrafía? ¿Cómo se inicia uno en este sutil arte? ¿Y qué material debe utilizar para hacer sus mejores escritos? Te damos las claves para empezar a caligrafiar y lanzarte a este apasionante mundo.

¿Qué es la caligrafía?

Si hubiera que resumir el arte de la caligrafía en pocas palabras, sería la capacidad de plasmar una letra manuscrita, derivada de la escritura tradicional, de forma especialmente nítida, añadiendo efectos creativos. En la historia del arte, la caligrafía de Extremo Oriente es la más conocida, con la caligrafía asiática, como la escritura china o los kana y kanji de la escritura japonesa, así como la caligrafía islámica, con la escritura árabe, que utiliza alfabetos parecidos a ideogramas. Pero este estilo de escritura caligráfica, que forma parte de las artes gráficas, no puede reducirse a la cultura japonesa u oriental. Durante mucho tiempo, el alfabeto latino también fue utilizado por los calígrafos del mundo occidental para escribir libros para la élite. Los cursos de caligrafía, en los que se enseñaban los diferentes estilos de escritura latina medieval, así como los gestos adecuados, solían estar reservados a los monjes que llenaban sus bibliotecas de libros religiosos con ornamentación e iluminación medieval. La caligrafía era entonces una verdadera forma de arte, y se pueden encontrar muchos rastros de ella, desde libros hasta pinturas y grabados. Hoy en día, la caligrafía ya no se enseña como parte del aprendizaje de la escritura, pero el arte sigue siendo muy valorado, y cada día se crean muchas caligrafías contemporáneas, inspiradas y que mezclan caligrafías tradicionales. Sin embargo, no hay que confundir caligrafía, tipografía y rotulación. Si la caligrafía sigue siendo la forma de escribir de forma elegante, en cursiva o script, la tipografía será el arte de crear un nuevo alfabeto dedicado a la escritura actual, mientras que el lettering será más parecido al diseño gráfico, con la adición de textura, colores o efectos visuales en tres dimensiones, por ejemplo.

Los diferentes estilos de caligrafía

Caligrafía clásica

La caligrafía clásica es una agrupación de estilos de escritura tradicionales, cuya letra era históricamente muy elaborada para producir manuscritos y textos valiosos. Entre ellas se encuentran la caligrafía hebrea, la caligrafía árabe, así como la caligrafía japonesa y la caligrafía china, donde cada ideograma es una obra de arte. Aunque todos estos estilos se siguen enseñando en los países que utilizan este tipo de alfabetos pictóricos, también se encontrará la caligrafía latina, que aunque ya no se enseña en las aulas, tiene una gran historia ligada a la imprenta y a la cultura religiosa medieval. Las escrituras gótica y celta son sin duda los ejemplos más conocidos, con sus reconocibles tipos de letra y escritura. Por tanto, esta caligrafía clásica sigue unos códigos muy precisos, que deben aprenderse en la tradición pura, durante los cursos de caligrafía.

Caligrafía moderna

La caligrafía moderna es mucho más libre que la clásica. No hay códigos específicos, y los diseñadores gráficos pueden hacer todo lo posible para crear la letra más bonita posible. La caligrafía moderna es una forma de arte lineal que se inspira en diferentes escrituras y técnicas. Puede inspirarse en la escritura japonesa y oriental, o en la escritura cursiva occidental y de Oriente Medio, para dar rienda suelta a su imaginación y crear así una letra o, por qué no, una nueva forma tipográfica, inspiradora, bonita de ver y agradable de leer. Tu inspiración será el único freno a tu creatividad.

Algunos consejos para aprender caligrafía

Ten una postura adecuada

Lo primero que hay que saber sobre la caligrafía es que la postura es muy importante. Ponte cómodo en un escritorio y, sobre todo, cuando decidas trazar tu línea, mantén la muñeca estática. Una muñeca en movimiento dará lugar a una línea inestable, con pequeñas vibraciones. El objetivo de la caligrafía es obtener trazos limpios, precisos y sin vacilaciones. No dudes en practicar para obtener la confianza necesaria para tener una línea perfecta.

Respeta la dirección de las líneas

Una técnica sencilla para variar los efectos del estilo es tener una línea más gruesa o más fina. Al dibujar la letra, dependiendo de si mueves el lápiz, el pincel, el rotulador o el bolígrafo hacia arriba o hacia abajo, el grosor de la línea variará. En las fases ascendentes, tu trazo será más fino y delgado, mientras que en las fases descendentes, puedes obtener un trazo más grueso, y puedes variar este grosor jugando con la fuerza aplicada a tu lápiz. Aplíquese a variar estos parámetros para dar estilo a sus escritos.

Practica con los tipos de letra existentes

Como novato, la mejor manera de progresar es, sin duda, intentar copiar limpiamente la tipografía existente. Esto es lo primero que te hará hacer tu profesor en tu primera clase de introducción a la caligrafía. Aunque rellenar cuadernos con letras del alfabeto en diferentes tipos de letra con un simple lápiz puede no ser lo más divertido, le ayudará a ganar confianza en su movimiento de escritura y a conseguir un estilo de escritura regular con líneas limpias y nítidas. Hay muchos cursos y talleres que te ayudarán a mejorar tu estilo y tus movimientos, y se necesita paciencia para alcanzar la perfección.

Diviértete con las letras, sé creativo

La caligrafía sigue siendo una práctica en la que el diseñador gráfico debe sobre todo divertirse. Cuando haga caligrafía moderna, en la que los códigos son libres, pruebe varias tipografías, añada serifas, juegue con la altura y el espacio entre las letras, añada degradados, un arabesco por aquí, iluminaciones por allá... Los estilos de escritura completa y suelta tendrán un efecto completamente diferente al de la escritura apretada. No dudes en copiar la misma palabra, con el mismo tipo de letra, cambiando algunos elementos como la inclinación o añadiendo elementos decorativos a las mayúsculas, por ejemplo. Hay tantos estilos caligráficos como su imaginación le permita. Es un arte pictórico que requiere una mente abierta, y aunque no esté satisfecho al principio, la mejora llegará con el tiempo.

El equipo imprescindible para iniciarse en la caligrafía

Herramientas de escritura

Hay innumerables herramientas disponibles para la caligrafía. Mientras que la caligrafía tradicional requiere herramientas específicas en función de lo que se quiera conseguir, como diferentes plumillas (el plumín metálico de la pluma estilográfica o la pluma de ganso), calames (una caña cortada en punta), bambú o diferentes pinceles, la caligrafía moderna ofrece una mayor libertad de acción. Puedes utilizar los materiales mencionados anteriormente, pero también puedes utilizar bolígrafos con diferentes efectos de trazo, elegir un rotulador con una punta más gruesa o más fina, o cualquier otra herramienta que se pueda utilizar para marcar el papel. Algunas personas incluso utilizan la técnica del lavado (un solo color que se diluye), o tintas especiales para dar a su caligrafía un efecto elegante. Depende de tu imaginación, pero para los principiantes, un juego de rotuladores y unos cuantos bolígrafos líquidos y de bola pueden ser un buen comienzo para las primeras técnicas de caligrafía. Los bolígrafos Crayola son una forma excelente de empezar, ya que el trazo puede engrosarse o estrecharse fácilmente dependiendo de la fuerza que se aplique al dibujar.

El papel

El papel también es una consideración muy importante a la hora de practicar la caligrafía. Los principiantes pueden utilizar un simple papel blanco con tildes para practicar los distintos tamaños de letra y el espaciado. Los que utilizan técnicas húmedas, como la tinta y el pincel, pueden utilizar un papel más grueso y denso (como el papel Canson). Los calígrafos más tradicionales pueden variar los papeles, utilizando papel chino (de arroz o de seda) o pergamino para crear una caligrafía auténtica en soportes estéticos. En el caso de la caligrafía moderna, eres libre de elegir su soporte, tù debes probar el que más te convenga para tu proyecto.

La tinta

La caligrafía con tinta líquida es tradicionalmente el origen de esta práctica. Existen innumerables tipos de tinta, según el estilo que se desee estudiar. Las más populares son la tradicional tinta negra o la tinta china, pero también puedes utilizar un bolígrafo de tinta líquida o tintas que contengan pigmentos que darán otra dimensión a tu escritura. Algunas personas incluso utilizan acuarela, pintura china o japonesa, o pintura acrílica, para crear elementos caligráficos más estéticos, similares a la pintura. Evidentemente, al utilizar tinta líquida, no olvides invertir en un tintero y un portaplumas, que serán tus mejores aliados.

¿Y por qué no se digitaliza?

La tecnología digital puede ser una verdadera ventaja cuando quieres aprender o mejorar tus habilidades en el arte de la bella caligrafía. En efecto, gracias a la tableta gráfica, unida a programas como Photoshop, Illustrator, Gimp o Inskscape, puedes estudiar todo tipo de escritura y estilos tipográficos, desde los caracteres góticos hasta la escritura persa o el arte chino, entre otros, sin tener que invertir en innumerables materiales que te costarían mucho dinero. En efecto, los pinceles que ofrece tu software gráfico te permiten copiar numerosos estilos de pinceles, lápices y herramientas, que son perfectos sustitutos de los elementos tradicionales. Sólo necesitas un buen bolígrafo y tu tableta para probar todos estos estilos de escritura. Sin embargo, una tableta gráfica sin pantalla tradicional puede ser un obstáculo para el aprendizaje, sobre todo cuando se es principiante, ya que la coordinación mano-ojo entre la tableta y la pantalla del ordenador (no se mira la mano al escribir) es difícil al principio, y no permite concentrarse plenamente en este arte que requiere gran precisión. Puede entonces recurrir a una tableta gráfica con pantalla, que a menudo tiene un precio excesivo, o a una tableta híbrida, como la iskn Repaper, que le permite colocar una hoja de papel sobre la superficie activa de la tableta gráfica, para utilizar su bolígrafo o rotulador favorito gracias a un anillo magnético que retransmite todos sus movimientos en la pantalla, para escribir de forma estilizada, con la comodidad del papel, al tiempo que se beneficia de las herramientas que le ofrece su software gráfico. Además, una vez que te sientas más cómodo, puedes volver al modo sin pantalla con un Stylus Repaper.

Repaper
La simplicidad del papel y lápiz, la potencia de una tableta graphica
Descubre

Conclusión

Como hemos visto, la caligrafía es un arte sutil que hunde sus raíces en el pasado. Que seas practicando la caligrafía clásica o la moderna, aprender a trazar, manejar las herramientas y las diferentes técnicas será un paso obligado para crear tus más bellas letras. Después, a ti toca usar tu imaginación para proponer tipografías innovadoras, con la más bella caligrafía.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y obtén un cupón de regalo de 10€
Descuento válido a partir de 100€ de compra.