Por qué no dejarse tentar por las tabletas gráficas baratas.

La elección de una tableta gráfica puede convertirse rápidamente en un verdadero quebradero de cabeza ante todos los modelos disponibles en la actualidad. Por esto, se puede caer rápidamente en la tentación de recurrir a los modelos más baratos, ya que éstos ofrecen la promesa de poder dibujar fácilmente en un ordenador, al igual que los de gama media o alta. Sin embargo, las promesas sólo se hacen a quienes las creen, y uno puede encontrarse rápidamente trabajando con pizarras digitales que carecen de fluidez, rendimiento y ergonomía, lejos de los estándares que se esperan de las mejores tabletas gráficas. Descubre mas abajo en qué tableta invertir, y por qué no debes sucumbir a las sirenas de los precios bajos.

¿Cual es el precio para invertir en una tableta gráfica?

Tabletas gráficas sin pantalla: la opción más económica.

De todas las tabletas que hay en el mercado para dibujar en un ordenador, los diseñadores, especialmente los principiantes, suelen plantearse la posibilidad de comprar una tableta sin pantalla. Esto es comprensible, ya que hay infinidad de ellas disponibles, y el precio de este tipo de tabletas puede oscilar entre uno y cinco veces, o incluso más. Además, el uso de una tableta sin pantalla parece fácil a primera vista, ya que este dispositivo ocupa poco espacio y sólo requiere una conexión con un ordenador portátil para funcionar. Sin embargo, aunque uno pueda verse tentado a comprar la más barata del mercado, ya que la elección es abrumadora, no hay que olvidar que no todas las tabletas son iguales. Aunque la mayoría podrá sustituir al ratón para controlar el cursor en la pantalla del ordenador, es probable que la superficie de manejo de una tableta gráfica de bajo coste ofrezca un rendimiento equivalente al dinero que se ha invertido. Con niveles de presión bajos, sensores imprecisos, compatibilidad casi inexistente con el software más popular y componentes frágiles, las capacidades de una tableta de bajo coste no estarán a la altura de tus expectativas para dibujar correctamente. Así que no dudes en hacer un esfuerzo económico para su compra si no quieres acabar con una tableta infantil o disfuncional, sobre todo porque el uso de tabletas sin pantalla ya requiere aprender la coordinación mano-ojo, entre el área de dibujo y la pantalla del ordenador, para dominarla.

Tabletas de dibujo con pantalla: para profesionales.

Cuando uno quiere empezar a dibujar digitalmente, empieza a soñar con las tabletas más potentes, con una superficie activa y una sensibilidad gráfica excepcional. Una gran tableta con pantalla integrada de alta resolución, como las que utilizan los diseñadores gráficos, puede ser un sueño hecho realidad, pero su precio excesivo, fuera del presupuesto de la mayoría de las personas que desean comprar una tableta gráfica, puede llevarnos fácilmente a optar por copias económicas, o por soluciones más híbridas como las tabletas multimedia. En el caso de estas últimas, ya sea un iPad Pro de Apple, una Samsung Galaxy Tab o una Microsoft Surface Pro, más allá del precio bastante elevado de este tipo de herramientas, no son tabletas gráficas en sentido estricto. Su precisión de líneas, su escasa ergonomía y su escasa compatibilidad con el software pueden decepcionarte a largo plazo. En cuanto a las tabletas con pantallas de nivel básico, el objetivo de invertir en este tipo de dispositivos es, básicamente, tener una calidad excepcional. Sin embargo, un precio bajo no puede ofrecerte los mejores componentes, y si haces esta elección de todos modos, tendrás que decir adiós a la pantalla IPS, Super AMOLED o Full-HD LCD, así como al brillo adaptado, y al consiguiente tamaño de la pantalla. Pierdes todas las ventajas de una tableta con pantalla, y la relación precio-rendimiento puede ser desastrosa.

La tableta de papel: una atractiva relación calidad-precio.

Desde hace algún tiempo, existe un tipo de tableta gráfica híbrida que permite dibujar los bocetos como se haría en un cuaderno de dibujo, sin tener que mirar una pantalla, gracias a una hoja de papel colocada directamente en el área de trabajo. También elimina la necesidad de un digitalizador, lo que le permite trabajar en su dibujo en su software preferido. El aumento de los niveles de sensibilidad y la tecnología que detecta el movimiento y la inclinación del lápiz transmiten los trazos realizados, en directo, a tu aplicación de dibujo digital favorita. Una tableta pequeña como ésta, como la iskn Repaper, permite beneficiar de las ventajas de una tableta sin pantalla, que puede ser sustituida por el uso de un bolígrafo clásico, y al mismo tiempo tener la comodidad de dibujo de una tableta gráfica con pantalla táctil, con la sensación añadida del papel, lo todo con un precio mucho más bajo que este último. Son ahora la mejor relación calidad-precio para quienes buscan una tableta versátil, y las convierten en la mejor tableta hasta ahora para el diseñador principiante que aún no se siente cómodo con el mundo de las tabletas gráficas, o para el profesional que busca una tableta recargable que no necesita un monitor de ordenador gracias al espacio de almacenamiento incorporado, para trabajar en ideas sobre la marcha. Además, el estilete puede ser sustituido fácilmente por tu lápiz favorito, gracias al anillo magnético que se puede colocar alrededor, lo que hace que sea aún más cómodo dibujar, todo ello a un precio equivalente al de las tabletas de gama media sin pantalla.

Tabletas baratas: una mala idea

Tecnologías retrasadas.

Como hemos visto, entre los diferentes tipos de tabletas gráficas que hay en el mercado, cuando optamos por acudir a dispositivos de nivel básico, podemos acabar con tabletas cuya zona de dibujo activa no está a la altura de las expectativas en cuanto a nivel de presión, cuyos lápices son poco ergonómicos y, lo que es peor, cuya memoria RAM no permite trabajar con fluidez en el ordenador. Si a esto le sumamos la tecnología, a veces anticuada, que obliga a comprar adaptadores y otros costes adicionales, como la falta de conexión inalámbrica, los conectores más usados o la falta de memoria interna, acabamos teniendo costes adicionales para poder utilizar una mesa gráfica de gama baja al mismo precio que las mejores tabletas de gama media.

La compatibilidad del software deja que desear.

A la hora de comprar una paleta gráfica, si las de gama media y alta son casi automáticamente compatibles con cualquier sistema operativo, y con todos los programas más famosos, no es necesariamente el caso de los dispositivos de nivel básico. Por lo tanto, es importante comprobar si su futura compra podrá funcionar en Windows y Mac OS, y por qué no en Android o iOS. A continuación, el requisito mínimo es que tu tableta gráfica sea compatible con los principales programas gráficos, como la suite de Adobe, incluyendo Adobe Photoshop, Illustrator o Lightroom para la edición de fotos, pero también con programas libres como Gimp, Inkscape, Krita, etc. El problema que puedes encontrar con una tableta barata es que tendrás que pasar largas horas buscando e instalando los controladores necesarios para trabajar con tus diferentes sistemas operativos y programas gráficos. Así que no descuides la compatibilidad, y unos pocos euros más te ahorrarán muchos problemas si quieres empezar con un nuevo software.

La falta de opciones se percibe rápidamente.

El último punto en el que hay que fijarse para hacer la mejor elección a la hora de comprar una tableta gráfica es el tipo de opciones adicionales que tiene. Ya sea por el número de accesos directos personalizables y programables, por la conectividad, por la presencia de un puerto USB, por el Bluetooth, etc., la comparación entre una tableta de precio medio o alto y otra mucha mas barata se hace rápidamente: las que están en la parte baja del rango de precios no suelen tener opciones adicionales. Esto te complica manejar la tableta y el trabajar de forma eficaz con ella a largo plazo.

No tengo un presupuesto ilimitado, ¿qué puedo hacer?

No se trata decirte que una tableta gráfica necesita pagar miles de euros para empezar a tener un buen rendimiento. No todo el mundo puede invertir en una nueva tableta con pantalla de alta definición integrada por varios cientos de euros. Para asegurarte de que estás haciendo la mejor elección, puedes recurrir a uno de los cientos de guías de compra que hay en Internet, donde probablemente encontrarás una tableta que sea asequible, se ajuste a tu presupuesto y pueda hacer tu diseño gráfico. Si eres nuevo en el mundo de las tabletas gráficas, tal vez quieras investigar sobre las "tabletas de papel". Con una tableta de papel, puedes seguir dibujando en papel estándar con tus lápices favoritos, guardando tu trabajo en el ordenador y tambien retocarle con un estilete, igual que con una tableta sin pantalla.