¿Cómo convertirse en diseñador?

Diseñar los productos del mañana, hacer del dibujo y de la creatividad su oficio, la profesión de diseñador es el sueño de muchos creativos y diseñadores en ciernes. Sin embargo, hay muchas especialidades en este campo, y hay que saber adaptarse a la que se elige. Las herramientas adecuadas te ayudarán, y tanto para los autodidactas como para los que han seguido una formación específica, convertirse en diseñador requiere cualidades creativas que son esenciales para triunfar en este campo.

¿Cuál es el trabajo del diseñador?

Una disciplina amplia.

La profesión de diseñador incluye una multitud de profesiones, cada una con sus propias particularidades. Aunque se trata de profesiones principalmente artísticas, los campos del diseño son muy variados y hay un gran número de estudios relacionados con la creación gráfica. Entre ellas, encontramos la profesión de webdesigner, que se especializará en el diseño digital, y que encontraremos como diseñador gráfico de páginas web, o en videojuegos entre otros. Para el campo del diseño de la comunicación, podemos utilizar la técnica del diseño del movimiento. El diseñador gráfico creará visuales e ilustraciones animadas para comunicar sobre los productos que se van a promocionar. En cuanto al diseñador de espacios, desarrollará una nueva forma de pensar en la arquitectura de un lugar. Si bien todas estas profesiones forman parte del mismo universo, cuando mencionamos la profesión de diseñador, nos referimos más específicamente al diseño de productos o a la creación industrial. El diseñador de productos será la piedra angular del diseño de productos. Tanto si es diseñador en una agencia de diseño como si es autónomo, esta función estará presente en el diseño de bienes de consumo y sus envases. Gracias a sus creaciones gráficas, permitirá la elaboración de prototipos de muebles y objetos, que quizá puedan encontrarse en todos los hogares.

Existen varios soportes y herramientas para el trabajo del diseñador.

Si bien hay muchas profesiones en el campo del diseño, generalmente utilizan herramientas relativamente similares, y cuya ergonomía e interfaces ayudarán a los diseñadores gráficos para la viabilidad de sus proyectos. El software de diseño gráfico es el primer elemento esencial en el diseño de una imagen gráfica de calidad, que permite ver el objeto imaginado en su totalidad. Entre los más conocidos están Photoshop e Illustrator. Funcionales gracias a su versatilidad, se adaptan completamente al grafismo y al diseño de muebles u objetos de todo tipo. Otros programas de autoedición, como Indesign, también pueden ser útiles para la presentación de productos, con el fin de destacarlos, en el marco de la creación de soportes de comunicación sobre este. Para mejorar la experiencia de usuario del diseñador, las tabletas gráficas son opciones creativas imprescindibles para sacar el máximo partido al software mencionado.

Con ellas, las limitaciones técnicas desaparecen, permitiéndole dibujar sus bocetos con un estilete, de forma muy natural. Esto es especialmente cierto en el caso de las tabletas gráficas de dibujo, como la iskn Repaper, que permiten dibujar directamente en una hoja de papel, pegada al área de dibujo, con tu lápiz favorito, como lo harías en un cuaderno de dibujo clásico. Gracias al anillo magnético instalado alrededor del lápiz, y con los sensores de sensibilidad integrados, permite reproducir perfectamente los movimientos del lápiz, para ver su ilustración dibujada en la pantalla del ordenador en tiempo real. No es necesario realizar cursos avanzados de diseño gráfico en las escuelas de diseño, este tipo de tableta digital permite que cualquier persona con ideas para objetos innovadores, y un nivel decente de dibujo, pueda trabajar en ellos en el ordenador, sin tener que practicar la coordinación mano-ojo que requieren las tabletas gráficas más tradicionales sin pantalla. Las herramientas del diseñador están entonces al alcance de todos, y permiten a los autodidactas, o a los simples aficionados, desarrollar su arte de forma más profesional.

¿Cómo formarse para la profesión de diseñador?

Diferentes niveles de estudio para diferentes especializaciones.

Convertirse en diseñador puede ser un sueño para muchos, y eso que, como veremos más adelante, es posible alcanzar los objetivos sin un diploma de diseño o un título superior específico. Estudiar diseño gráfico en una escuela de diseño, en un curso de BTS, o incluso en un curso a distancia, permite una apertura más fácil al mundo del empleo, donde las oportunidades laborales pueden ser escasas en las profesiones artísticas. Hay muchos cursos de post-bachillerato, y si se puede recurrir a un curso de diseño, como la Formacion de Tecnico Superior (FTS) en diseño de productos, la Formacion de Tecnico Superior (FTS) en comunicacion visual, o una licencia profesional especializada en el campo, el master en diseño (bac +5) en una escuela nacional de arte y diseño sigue siendo la mejor manera de prever, a medio plazo, puestos interesantes con alta responsabilidad como el trabajo de director creativo. Para acceder a un curso de diseño, puede ser interesante para algunas personas hacer un curso de nivelación en artes aplicadas (MANAA). Esto te permitirá repasar los fundamentos del diseño gráfico, para luego poder acceder a una FTS en diseño gráfico, o a otro curso de diseño gráfico adecuado.

Diseñador autodidacta, ¡es posible!

Convertirse en diseñador gráfico no significa necesariamente ir a una escuela de arte o de diseño para tener éxito. Algunos diseñadores de renombre, que han demostrado una creatividad excepcional, han aprendido todo por sí mismos, y ahora pueden trabajar en el diseño y la realización de sus ideas como autónomos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la profesión de diseñador no ofrece las mejores oportunidades, y será más difícil entrar en una agencia de diseño de productos o en una agencia de publicidad con sólo una licenciatura. Por tanto, los autónomos tienen que trabajar el doble que los demás para poder trabajar con nuevos clientes de forma regular, y mantenerse al día de los últimos avances en el campo y mantener la mente abierta. Además, tienen que utilizar las mismas herramientas que los diseñadores salidos de las mejores escuelas, para satisfacer las exigencias de sus clientes. Aunque herramientas como el escáner de tableta gráfica permiten trabajar mejor con programas gráficos complejos, ya que eliminan un buen número de limitaciones técnicas, en particular la coordinación mano-ojo, y el uso del estilete, que a veces no es muy agradable, es importante que el dibujante-diseñador se mantenga al día de los nuevos programas informáticos, y de las nuevas posibilidades que ofrecen las soluciones digitales.

Algunos consejos para convertirse en diseñador.

Las cualidades de un diseñador.

Para llegar a ser diseñador, o mejor aún, jefe de proyecto o director artístico de una agencia de diseño, no basta con tener talento gráfico y conocimientos técnicos, aprendidos en un FTS de diseño de productos, por ejemplo. Si estas cualidades siguen siendo esenciales para adquirir una identidad visual propia, también hay que saber trabajar en equipo, mostrar cultura general, ser curioso y tener una fuerte sensibilidad creativa, con el fin de mostrar imaginación para comprender las demandas de los clientes.

Adaptarse al cliente.

No olvides que trabajas para un cliente, y el cliente es el rey. Se debe hacer regularmente concesiones para que los prototipos y modelos que les proporcione respondan a sus expectativas. Es posible que sus peticiones estropeen su prototipo básico, pero el objeto que cree debe satisfacer sus necesidades y especificaciones, que pueden hacerse coincidir con su identidad de marca. Así que adáptate en consecuencia, ten en cuenta que estás haciendo un trabajo, y puedes mantener el aspecto creativo para tus ideas personales.

Inspírate en el mundo exterior.

Para mantener la mente clara, es importante que el diseñador gráfico salga a pensar en sus futuros elementos gráficos a través de la naturaleza y de lo que pueda rodearle. Un simple elemento, desde una planta hasta un animal, puede ser una verdadera fuente de inspiración y puede integrar el diseño de los objetos, haciéndolos innovadores y creativos. Las mejores creaciones suelen inspirarse en el mundo exterior y en la naturaleza. Por lo tanto, es importante no descuidar este aspecto para mantener la imaginación en sintonía con los tiempos, especialmente en un momento en que la ecología y la naturaleza están en el centro de las preocupaciones.

El diseño debe seguir siendo una pasión.

Si quieres empezar una carrera como diseñador, puede que te encuentres con que trabajas en proyectos que no son totalmente tuyos, ya que los clientes pueden tener exigencias que te obliguen a hacer muchas concesiones en tus diseños. Por eso es aconsejable que, fuera de tu trabajo, lleves a cabo proyectos personales que te resulten cercanos. Esto te permitirá evitar la desilusión y el desencanto respecto a este trabajo a veces difícil. Ten en cuenta que cuanto más evoluciones en tu carrera, más proyectos interesantes tendrás en función de tu antigüedad y experiencia.

Manten la mente abierta.

Como hemos visto, convertirse en diseñador requiere un aprendizaje constante. Si bien los estudios específicos y las herramientas como los programas informáticos y las tabletas gráficas permiten trabajar de manera profesional, ser diseñador, sea cual sea la especialidad elegida, es ante todo un trabajo de pasión, que requiere estar siempre al tanto de las últimas innovaciones y mantener una inspiración constante.