Edición de fotos con una tableta gráfica.

Aprender a dibujar un personaje es algo que puede parecer obvio, pero los principiantes se encuentran a menudo con un resultado decepcionante cuando empiezan a querer no copiar un modelo, sino hacer su propia creación. No perderse en los detalles y aprender a desaprender son las claves del éxito para dibujar un personaje con facilidad, y utilizar los materiales adecuados también puede facilitar la tarea de dibujar.

Prepara tu equipo.

¿Dibujo tradicional o digital?

Cuando se aprende a dibujar un personaje, uno puede preguntarse qué material utilizar. Por un lado, el dibujo tradicional es más natural, y aprender a dibujar de esta manera, sin tener que preocuparse de la coordinación mano-ojo, entre la tableta gráfica y la pantalla del ordenador, es una verdadera ventaja cuando ya tienes que concentrarte en dibujar bien, y aprender lo básico para poder hacer un boceto limpio. Por otro lado, la combinación de la tableta gráfica y el software de dibujo es una verdadera ventaja a la hora de aprender a dibujar. Los accesos directos del lápiz y la tableta, así como las opciones que ofrece el software, te permiten trabajar más rápido, volver fácilmente sobre tus errores y guardar tus trabajos. Si no sabe qué elegir, utilizar una tableta escáner puede ser la solución. Al igual que con la tableta iskn Repaper, puedes colocar una hoja de papel directamente sobre la superficie de trabajo de la tableta y, tras instalar un anillo magnético alrededor de tu lápiz favorito, dibujarás como lo harías tradicionalmente, con el mismo tacto, mientras aprovechas las múltiples opciones del software de dibujo. El uso de este tipo de tableta como tableta gráfica estándar también te permite, gracias a un lápiz digital, entintar y colorear tus bocetos sin cometer errores, y con menos material que el entintado o coloreado tradicional.

El ordenador no debe ser un freno para la creación.

Al contrario de lo que se puede pensar cuando se aprende a dibujar, el ordenador puede ser un gran aliado si estàs bien equipado. Como hemos visto, la tableta escáner ya es una solución para aprender de forma natural, sin necesidad de largos tutoriales para manejar la coordinación mano-ojo, y además permite ahorrar tiempo al transcribir el trabajo en paralelo al software de dibujo. Mencionamos el coloreado y el entintado, que, cuando no estás acostumbrado a hacerlos, pueden ser un verdadero dolor de cabeza si no quieres estropear tu boceto. El uso de rotuladores es irreversible sobre el papel, pero la tableta gráfica le aporta una solución real a este problema en caso de error durante su realización. Después de haber realizado su boceto en papel, utiliza el bolígrafo adaptado y, mediante una nueva capa en su software gráfico, realiza tu entintado o tu coloreado sin preocuparte de cometer errores. De hecho, puedes deshacer una línea perdida con una simple presión sobre el lápiz óptico, y volver a empezar tantas veces como sea necesario hasta obtener el resultado esperado, todo ello sin dañar tu boceto básico. Además, a la hora de dibujar un personaje, la tableta gráfica y la gestión de capas vuelven a ser una ayuda preciosa, en cuanto quieras dibujar personajes en posturas complicadas. Si tomas una foto de referencia de Internet, puedes utilizar fácilmente una nueva capa sobre la foto para redibujar los segmentos de las diferentes partes del cuerpo, como se explica en las siguientes secciones, y dibujar directamente sobre ella después. Esto te ahorrará mucho tiempo a la hora de trabajar las posturas de tu personaje.

Dibuja simplemente los aspectos básicos del personaje.

Vuelve a lo básico.

Cuando se aprende a dibujar personajes, los principiantes caen rápidamente en la tentación de querer entrar en detalles centrándose primero en la ropa y las caras. Esto es un error que no se debe cometer, y aprender a dibujar un personaje correctamente significa volver a los fundamentos del dibujo. Para hacer un personaje que al final parezca realista, el dibujante principiante debe centrarse primero en la anatomía, haciendo un boceto de formas sencillas. Hacer una figura de palo, aunque pueda parecer un método muy infantil, es muy eficaz para conseguir las proporciones correctas de tu futuro personaje, y así poder dibujarlo fácilmente después. Con los segmentos horizontales y verticales que forman el esqueleto, puedes esbozar fácilmente las diferentes partes del cuerpo humano, como la columna vertebral, la pelvis, los brazos y antebrazos, los huesos de las piernas y, por supuesto, la parte superior del cuerpo con la cabeza, el cuello y los hombros. Estas formas geométricas serán perfectas para dibujar el resto del boceto.

Añade las juntas y define las secciones móviles.

Una vez hecho el primer dibujo sencillo, es el momento de embellecerlo con las juntas y las posibles secciones móviles. Dibujar estos elementos no requiere ninguna técnica de dibujo especial, y esta forma de dibujar es utilizada habitualmente por ilustradores y animadores 3D. Para ello, es muy sencillo, sólo tienes que añadir pequeños círculos, todos del mismo tamaño, a la intersección entre cada palo que hayas dibujado antes. Esto debe corresponder a las articulaciones naturales donde se mueven las diferentes partes del cuerpo. Del mismo modo, la columna vertebral y el cuello están formados por múltiples secciones que hacen que el conjunto sea flexible. A continuación, añade pequeñas líneas horizontales a lo largo de estos dos elementos para mostrar que pueden ofrecer movimiento después, a diferencia de los otros huesos, que son totalmente rígidos.

Crea las formas generales del cuerpo.

Si hasta ahora el dibujo de tu personaje es más la obra de un niño de 3 años que un dibujo realista, es hora de cambiar eso añadiendo las formas del cuerpo alrededor de tu base. Sin embargo, dibujar el cuerpo humano con simples palos tiene sentido. Facilitan la visión de las proporciones y la perspectiva del dibujo. Esto evita que, al dibujar las formas del cuerpo, su boceto quede completamente deformado. Para dibujarlos rápidamente, es de nuevo muy fácil: hay que añadir un cilindro alrededor de cada palo para darle un efecto de volumen. Para ello, basta con dibujar dos elipses a cada lado de cada palo (el palo pasa por el centro del óvalo), y unirlas mediante dos segmentos rectos para formar el cilindro. Aquí es donde la perspectiva y las proporciones toman realmente forma. Por ejemplo, dibujar un estanque suele requerir una elipse más grande en la parte superior que en la inferior. Del mismo modo, si quieres conseguir un efecto de perspectiva, cuanto más cerca esté la parte del cuerpo, más grande será el cilindro, y viceversa. Hay diferentes partes del cuerpo para dibujar de esta manera: el pecho, la pelvis, el abdomen, los brazos y los antebrazos, las piernas en dos partes y la cabeza representada por un simple círculo. Las manos y los pies son menos importantes al principio, y pueden dibujarse más tarde.

Haz personajes más complejos.

Busca y crea poses.

Después de practicar con dibujos sencillos con un personaje representado a menudo de frente y sin movimiento, puedes repetir la misma técnica de dibujo, pero con cuerpos en movimiento. Un método sencillo para aprender a dibujar posturas fácilmente es buscar referencias fotográficas en Internet. Muchos diseñadores utilizan esta técnica, tanto para los objetos como para las personas. Éstas te mostrarán la posición de cada parte del cuerpo humano en una posición determinada, lo que te facilitará mucho el dibujo del esqueleto de tu personaje. Si te sientes más cómodo con ciertos movimientos corporales, también puedes crear las poses de tu personaje, pero esto requiere un riguroso entrenamiento antes de poder dibujar así sin que tu personaje quede completamente deformado.

Dibuja el esqueleto.

Una vez que hayas encontrado tu referencia de postura, puedes repetir la misma técnica de dibujo que para un dibujo simple. La única diferencia suele estar en la curvatura que pueden adoptar las partes móviles de tu personaje (la columna vertebral y el cuello). Sigue las curvas de estas secciones del cuerpo humano y repite el mismo proceso. Los palos de las extremidades superiores e inferiores también estarán en movimiento. Aunque permanecen rectos, estos huesos no son móviles, sino que giran alrededor de la articulación para obtener el efecto dinámico que aporta la postura del personaje. También pueden ser más o menos breves en función de la perspectiva que se les dé después.

Integra la perspectiva.

Cuando se quiere crear un personaje en una posición determinada, la perspectiva juega un papel importante para que el dibujo tenga éxito. Es en este momento cuando al dibujar los diferentes cilindros, no debes descuidar este aspecto para dar ese efecto de profundidad que hará que tu boceto sea lo más realista posible. El método sigue siendo el mismo que con una posición frontal simple, los óvalos en cada extremo del cilindro sólo tienen que tener una proporción de mezcla de tamaño y profundidad adaptados. En este punto, es aconsejable practicar varias veces la misma postura, de la A a la Z, y comparar los distintos intentos para ver los problemas que se hayan podido encontrar, así como los progresos realizados.

Termina con los detalles.

Añade los distintos elementos de detalle.

Si has hecho tu primer boceto con éxito, sólo queda añadir los detalles a tu dibujo. Empieza dibujando las manos y los pies a grandes rasgos, y luego dibuja los rasgos principales de la cara y el pelo. Sigue con la ropa, los accesorios y ajusta los detalles de cada elemento. No hay ninguna técnica en particular para esta parte, todo depende del estilo de dibujo que quieras hacer, y si es para dibujos animados o realistas, puedes usar la técnica básica de creación de personajes. Sólo tu creatividad y tu estilo marcarán la diferencia.

Entinta tu dibujo.

Si estás satisfecho con tu boceto, puedes empezar a entintar tu dibujo. Vuelve a dibujar los contornos y los detalles que quieras destacar con un rotulador negro, ya que el propósito del entintado es limpiar tu boceto (a menudo compuesto por una multitud de pequeñas líneas), para que no resulte demasiado pesado a la vista y sea agradable a la vista y fácil de analizar. Si deseas mantener tu dibujo en blanco y negro, este es también el momento de sombrear tu dibujo en ciertos lugares para indicar las zonas de sombra y luz.

Colorea tu personaje.

Si lo deseas, aunque este paso no es obligatorio, también puedes colorear tu personaje. Esto le dará un aspecto dinámico, y con la variación de los tonos, puedes añadir fácilmente las sombras haciendo tu dibujo más vivo. Empieza siempre eligiendo el tono principal, y añade después los efectos de sombra y luz tomando el cuentagotas para seleccionar el color y modificarlo ligeramente (más oscuro o más claro), seleccionando diferentes pinceles para un aspecto más natural.

Dibuja un personaje requiere práctica.

Aunque parezca sencillo, dibujar un personaje requiere un método, que no exige años de experiencia en el dibujo, pero que debe seguirse paso a paso para obtener un resultado satisfactorio. Si la tableta gráfica puede ser una ayuda preciosa cuando empiezas a hacer dibujos más técnicos, la práctica será tu mejor aliada para ver mejorar tus dibujos de prueba en prueba.