¿Cómo convertirse en dibujante?

Trabajar en el mundo del dibujo es el sueño de muchos aficionados. Si la parte artística que se encuentra en las profesiones de dibujante o manga, o incluso la ilustración, son lo primero en lo que piensas cuando hablas de hacer del dibujo tu profesión, hay muchas opciones para tu carrera. Desde la formación hasta las diferentes especializaciones posibles, pasando por las herramientas que hay que dominar, te damos una visión general de las posibilidades que tienes para hacer de tu pasión tu profesión.

Dibujar es un trabajo para entusiastas.

Practicar y tomar clases.

Como para cualquier profesión artística o apasionada en general, y a pesar de las dotes de dibujo que puedas tener de forma innata, para abrirte paso en el campo, tomar clases de dibujo es esencial para perfeccionar tus bases y conocer las técnicas que te ayudarán a perfeccionar tu estilo. Si ocurre que los encuentros y la suerte conducen a un éxito profesional, no se puede descuidar el trabajo y la formación. Trabaja en tus bocetos personales, intenta ampliar tus horizontes para sacar provecho de varias técnicas de dibujo para crear la que te pertenece sólo a ti. Se apreciará tu talento y tu estilo, y podrás trabajar mejor en el mundo del dibujo más adelante.

Conocer el equipo necesario.

Para ser un dibujante profesional, hay que saber dominar los diferentes medios que estarán a tu disposición durante tu futura carrera. Por eso, entender las limitaciones técnicas de cada herramienta y dominar el dibujo en todas sus formas, tanto tradicionales como digitales, es imprescindible si quieres hacer de este arte tu profesión. Uno puede pensar que el simple uso de lápices y un cuaderno de dibujo es suficiente para hacer bocetos, pero hoy en día, el diseño asistido por ordenador (CAD) se ha convertido en algo preponderante en este campo, y es necesario saber utilizar el software de dibujo para hacer sus bocetos. Entre los programas de CAD (diseño asistido por ordenador) hay muchos, los más famosos son los de la suite Adobe, con Photoshop e Illustrator. Dominar esta gama de herramientas CAD es importante, ya que son utilizadas por una gran parte de las empresas que recurren a los dibujantes. Otros programas informáticos son obviamente más especializados, y permiten al diseñador gráfico realizar dibujos e ilustraciones, más relacionados con su especialización.

Para trabajar digitalmente, estos programas van acompañados del uso de una tableta gráfica. Son imprescindibles para trabajar con eficacia en el dibujo digital, y para obtener un trazo fluido, cercano al que se puede conseguir en un formato clásico de papel. Sin embargo, la tableta gráfica no reproduce totalmente las sensaciones de dibujar con un lápiz, y la coordinación mano-ojo que requiere entre la pantalla del ordenador y la superficie de trabajo, así como el uso del bolígrafo y la sensación del material utilizado para la zona de dibujo, puede resultar molesta para el principiante o la persona no acostumbrada a utilizar este tipo de herramienta. Sin embargo, existen alternativas que permiten realizar dibujos profesionales de forma digital, utilizando los mismos dispositivos que en el dibujo tradicional. Algunas tabletas gráficas, como la iskn Repaper, lo hacen posible. El dibujante puede colocar una hoja de papel directamente sobre la superficie sensible a la presión de la tableta de dibujo y trabajar sobre ella con un lápiz estándar, como lo haría en la vida cotidiana. El anillo magnético que rodea su lápiz favorito transmite el movimiento y la inclinación del lápiz, y mantiene toda la sensación de dibujar sobre el papel. Esto no sólo es una opción para que los artistas autodidactas no tengan que volver a aprender todo al pasarse al dibujo digital, sino que también ahorra tiempo a aquellos que disfrutan especialmente dibujando en papel, y que antes tenían que escanear y rehacer todos los contornos de sus bocetos en el software.

¿Tengo que hacer un curso de formación profesional?

Durante mucho tiempo, ser dibujante profesional fue una carrera autodidacta, que no requería estudios específicos. Si esto sigue siendo así hoy en día para muchas disciplinas del dibujo, los cursos de formación a nivel de bachillerato y post-bachillerato profesional te ofrecen ahora especializarte, y te permiten entrar más fácilmente en el mundo laboral, sobre todo para integrarte en empresas que regularmente te preguntan si tienes experiencia profesional. Para los estudiantes de bachillerato que deseen tener una carrera en la industria del diseño, un bachillerato STD2A (ciencias y tecnologías del diseño y las artes aplicadas) les permite seguir trabajando en las asignaturas generales, mientras desarrollan su cultura artística con módulos especializados. También existen otros cursos de formación de bachillerato más específicos, como el bac-pro en artesanía y oficios artísticos, o un CAP (certificado de formación profesional) en comunicación gráfica, por ejemplo. A continuación, cada estudiante puede especializarse integrando una Formacion de Tecnico Superior (FTS) o una licencia profesional en comunicacion visual, grafica o diseño. Por último, además de los estudios técnicos específicos, existe la posibilidad de acudir a la École Nationale Supérieure des Beaux-Arts que, durante un curso mínimo de 3 años, conduce a la obtención de un DNA (diploma nacional de arte), y permite a los estudiantes formarse en un panel general en torno al dibujo. Todavía podemos citar numerosas formaciones y diplomas, como el DNMAD o el DSAA por ejemplo, pero lo vimos, no hay una sola formación en dibujo, e incluso es posible lanzarse en el oficio en autodidacta. Es usted quien debe elegir según la especialización que desee.

¿En qué tipo de diseñador puedo convertirme?

Caricaturista o Mangaka.

Si hay muchos subconjuntos de trabajos relacionados con la profesión de dibujante, la concepción y realización de cómics y mangas sigue siendo la profesión más representativa cuando uno se imagina trabajando en el campo del dibujo. Aunque los estudios no son tan necesarios, el trabajo de un dibujante de cómics requiere rigor, creatividad y un agudo sentido estético para crear un universo particular que pueda llevar a los guionistas a querer trabajar con usted. Sin embargo, las oportunidades son todavía reducidas, y extenderse en diferentes estilos no es necesariamente la opción correcta, ya que se corre el riesgo de perderse en la corriente de personas que quieren entrar en el círculo muy cerrado del dibujo de cómics.

Ilustrador

Al igual que los infografistas, los ilustradores tienen la misión de resaltar una idea y un texto aportando un aspecto visual y gráfico. Utilizada habitualmente en el ámbito de la comunicación, esta profesión privilegiará sin embargo la estética pura y la creación, sacando obras directamente de su imaginación, mientras que un diseñador gráfico seguirá generalmente una carta, a veces utilizando ilustraciones existentes, con el fin de optimizar una herramienta de comunicación. Como en todas las profesiones del dibujo, no es necesario seguir un camino concreto para convertirse en ilustrador. Sin embargo, hay muchas posibilidades de que puedas trabajar como autónomo, y para aquellos que no les guste trabajor por cuenta propia, la formación en diseño gráfico puede proporcionarte el bagaje necesario para trabajar como diseñador gráfico-ilustrador en una empresa de comunicación.

Caricaturista de prensa

Conocidos por el gran público, los caricaturistas de prensa ilustran a diario la actualidad, a menudo para denunciar, hacer reír o incluso hacer más atractivo un periódico con portadas coloridas y llamativas. Las caricaturas son, por lo general, el tipo más común de ilustración de prensa utilizado en los periódicos, y aunque semanarios como Charlie Hebdo y Le Canard enchaîné son bien conocidos por sus dibujos satíricos, muchos periódicos y revistas utilizan ilustraciones de prensa en una variedad de estilos. La caricatura de prensa requiere habilidades de dibujo que permitan trabajar con rapidez, ya que las noticias son cada vez más rápidas. Aunque no es necesario, los estudios de periodismo y ciencias políticas, o del tipo de periódico para el que se quiere dibujar, pueden ser algo mas para entender los temas a retratar. También puedes trabajar como dibujante independiente, en Internet o en prensa, para combinar tu pasión por la información con tu pasión por el dibujo.

Y muchos otros campos especializados...

Muchos otros campos están abiertos a los dibujantes que desean hacer de su arte su profesión. Ya sea para ser delineante, arquitecto, para hacer dibujos industriales, dibujos técnicos o diseño de productos, todas estas profesiones giran en torno al dibujo. Sin embargo, requieren una técnica particular, y tener que trabajar con especificaciones estrictas. Entonces puede ser interesante seguir la formación adecuada para dominar estos aspectos. Una FTS en diseño, un DUT en ingeniería civil o una formación en ingeniería o arquitectura pueden ser imprescindibles para poder ejercer estas profesiones. Quienes deseen seguir en la creación pura y dura también pueden recurrir a profesiones más creativas, pero realmente especializadas, como la de animador digital o colorista, por ejemplo.

Domina tu arte para convertirte en un profesional del dibujo.

Si para ser diseñador industrial, diseñador de construcción o arquitecto, entre otros, se requiere un estilo de dibujo técnico propio de la profesión, para las profesiones más artísticas como diseñador de cómics, dibujante de manga o ilustrador, por ejemplo, existen múltiples técnicas de dibujo, y el talento para dibujar no puede ser algo uniforme. Por lo tanto, una formación técnica en dibujo puede ayudarte a adquirir los fundamentos y una cultura en torno a este arte, pero no te convertirá en un "buen dibujante" a los ojos del público o de los clientes potenciales. Para llegar a ser un profesional, el trazo del lápiz debe ser propio. Es importante trabajar en tu propio estilo, para destacar y hacerte notar por un guionista, un profesional del dibujo o por cualquiera que pueda ver tus dibujos. Esto es especialmente cierto en el manga, donde las historietas, o los dibujos a veces simplistas e incluso infantiles, tienen eco en todo el mundo, y se venden en millones de ejemplares. Domina tu propio estilo a la perfección, y no sólo te sentirás más cómodo en tu oficio, sino que te resultará más fácil conseguir que la gente se interese por tu arte.

Hay muchas maneras de convertirse en dibujante.

Dibujar profesionalmente no se limita al dibujo artístico. Aunque es una posibilidad, también puedes recurrir a otras profesiones, en las técnicas o digitales, que te aportarán otras salidas que la de los dibujantes o el manga. De ti depende averiguar si tu verdadero deseo es contar historias a través de tu arte, o recurrir a otras profesiones que pueden ser igual de interesantes.