¿Cómo convertir una foto en un dibujo?

Cuando hayas hecho un retrato o una bonita foto de paisaje, puede ser interesante utilizarla como inspiración para hacer un dibujo que le dé otra dimensión. Hay muchas maneras de convertir tu foto en un dibujo, y para ello necesitas los materiales y las técnicas adecuadas.

¿Qué materiales debo utilizar para convertir mi foto en un dibujo?

Aplicaciones móviles y de Internet

Hoy en día existen muchos programas de software gratuitos o de pago, como Prisma, Painnt o Cartoon photo, entre otros, que ofrecen obtener un efecto de dibujo en una foto, y esto, de forma muy sencilla, gracias a los ajustes integrados, y a los efectos artísticos preconcebidos. Este tipo de software de procesamiento de imágenes, a menudo disponible en forma de aplicaciones en Android e iOS, o a través de un navegador, permite transformar una foto en un solo clic, añadiendo un filtro fotográfico a la imagen, que modificará la exposición, el brillo, el contraste, el desenfoque, etc. Sin embargo, esto está muy lejos de los programas profesionales de edición de fotos o de diseño gráfico, ya que hay muchas menos herramientas disponibles. Añadir efectos fotográficos para obtener un simple efecto de dibujos animados o acuarela puede parecer tentador, pero, a excepción de las aplicaciones que destacan, el resultado final rara vez está a la altura de las expectativas. Además, los verdaderos creativos se sentirán frustrados por la falta de herramientas más precisas para el retoque.

Herramientas tradicionales

Si quieres trabajar en papel, pasar de una foto a un dibujo, realista o no, es importantísimo tener las herramientas adecuadas para conseguir el resultado que quieres. Con el dibujo a lápiz, ningún efecto especial del mejor software de dibujo, ni las capas de textura, te permitirán editar tus bocetos para conseguir el efecto deseado. Por lo tanto, el dibujante novato necesitará disponer de un arsenal de lápices y pinceles para conseguir dar a su boceto las texturas deseadas. Es muy posible obtener resultados más que satisfactorios con un simple lápiz HB, que es extremadamente versátil. Sin embargo, además de esto, un lápiz pastel, al menos un pincel seco, una goma de "francotirador" (para borrar ciertos elementos con precisión) y, por qué no, otras herramientas como el carboncillo o un rotulador negro para perfilar, te permitirán añadir un gran número de acabados que llevarán tu dibujo al siguiente nivel. Todo lo que tienes que hacer es practicar y seguir los tutoriales para dominar todo.

Softwares gráficos adecuado para crear un dibujo a partir de una foto

En Windows o MacOS, tienes una gran cantidad de programas para crear dibujos a partir de una foto, gracias a una multitud de herramientas de diseño gráfico. Los dibujantes y diseñadores gráficos, al igual que los fotógrafos, pueden elegir fácilmente el software de dibujo, utilizando Photoshop o Gimp para acceder a herramientas gráficas potentes y creativas. De hecho, si la elección de un software de edición de fotos, como Lightroom o Photofiltre, parece ser la mejor opción a primera vista, permiten principalmente corregir las imperfecciones. Para transformar las fotos en dibujos de alta resolución, los programas de dibujo más completos, como Adobe Photoshop CC, serán una verdadera ventaja, ya que ofrecen un gran número de efectos y filtros integrados, pero también permiten redibujar una fotografía desde cero con el estilete. También hay que tener en cuenta que, si bien existen posibilidades de dibujar a partir de una foto con un software de dibujo vectorial, como Inkscape o Illustrator, para el más famoso de ellos, que es una foto hecha de píxeles, será preferible trabajar con un software de creación y retoque de imágenes rasterizadas para obtener los mejores resultados.

La tableta gráfica, el aliado indispensable del software de dibujo

Si optas por trabajar con un software especializado para pasar de la fotografía al dibujo, una tableta gráfica no tardará en resultar imprescindible para realizar el trabajo. Si sólo quieres utilizar los efectos del software, un ratón puede ser suficiente, pero rápidamente te darás cuenta de que cuando quieras añadir detalles más precisos, la tableta gráfica será tu más preciado aliado. Le permitirá ajustar, colorear o añadir textura a determinadas zonas de su boceto de forma más precisa. Como el bolígrafo es mucho más ergonómico y natural, dibujar te resultará mucho más intuitivo que intentar sujetar un ratón, que no está en absoluto adaptado al arte informático. Si quieres ir más allá y redibujar por completo retratos o paisajes que hayas fotografiado, necesitarás una herramienta que te permita redoblar tu destreza y delicadeza. En efecto, una tableta gráfica con o sin pantalla, a no ser que sea muy cara, hace más difícil dibujar con precisión, ya que el paralaje de ésta puede ser aproximado. Esto es aún más cierto en el caso de una tableta gráfica sin pantalla, que obliga a mirar la pantalla del ordenador para ver lo que se está dibujando. Esta particular coordinación mano-ojo, unida al uso de un bolígrafo que no siempre es fácil de utilizar, añade una dificultad adicional al diseñador gráfico que se inicia en el dibujo digital. Por eso, una herramienta de dibujo como una tableta gráfica híbrida, como la Repaper de iskn, que combina la comodidad del papel con la potencia del software gráfico, puede ser ideal para los diseñadores que quieren reproducir una foto de forma realista o dibujar arte lineal. Las tabletas de escaneo te permiten pegar una hoja de papel directamente a la zona de dibujo, que es sensible a los niveles de presión ejercidos por tu bolígrafo, y utilizar tu lápiz de dibujo favorito, cuyas líneas sobre el papel se reproducirán de forma idéntica en tu software gráfico. Esto es posible gracias al anillo magnético que lleva el bolígrafo, que transmite los movimientos y la inclinación del mismo. Una vez que hayas dibujado, puedes incluso añadir efectos o hacer ligeras alteraciones con las herramientas que te ofrece tu software, utilizando tu tableta como tableta gráfica sin pantalla estándar, con un lápiz adecuado.

Consejos para convertir tu foto en un dibujo

Efectos digitales

Los efectos digitales incorporados a los programas gráficos te permiten tomar una foto importada a tu programa de dibujo favorito y transformarla para que parezca un dibujo a lápiz. Aquí hablaremos de las diferentes formas de utilizar los filtros, las capas y los efectos de textura, así como de todas las opciones que ofrece la tecnología digital.

El dibujo entintado

  1. Para transformar una fotografía en un dibujo que parezca haber sido hecho con un lápiz y luego entintado, nada más fácil en Photoshop o un software similar.
    Desde tu imagen, tendrás que duplicar tu capa en una nueva capa en blanco y negro. A continuación, cambia esta nueva capa a negativo para invertir los colores.

  2. A continuación, cambia la capa al modo "densidad de color -" y añade un filtro de desenfoque gaussiano para ver cómo reaparece tu imagen. A continuación, puedes jugar con los parámetros de este efecto, pero también modificando los niveles de gris, para retocar el contorno de tu modelo y el contraste general de la imagen.

  3. Por último, en una última capa, que puedes volver a cambiar al modo de píxeles haciendo clic con el botón derecho, puedes utilizar las herramientas "densidad +" y "densidad -" para retocar localmente tu "dibujo fotográfico". Todo lo que tienes que hacer es guardar tu trabajo una vez que estés satisfecho.

Dibujo de cómic.

Si tienes una fotografía y quieres darle el aspecto de un cómic, puedes conseguirlo haciendo unas cuantas cosas sencillas en un programa como Photoshop.

  1. El primer paso es redimensionar la imagen a un tamaño no demasiado grande. Los cambios que realices pueden no quedar bien si hay demasiados píxeles.

  2. Duplica tu capa y cámbiala en blanco y negro. No olvide programar esta capa como un objeto dinámico, para ajustar el tono y el contraste de su imagen si es necesario. En esta nueva capa, ve a los filtros fotográficos, y selecciona los "contornos posterizados". Permiten resaltar los contornos principales de una foto y recortar una imagen. Por último, en los ajustes de la imagen, selecciona el parámetro "umbral" que te permitirá detallar tus contornos. Esto te dará una imagen que ya se acerca a un dibujo en blanco y negro, y si no estás satisfecho, siempre puedes volver a trabajar el contraste elegido al principio de este paso. También tienes la opción de suavizar tus líneas añadiendo un efecto de "pintura al óleo".

  3. Ahora es el momento de duplicar tu capa de contorno en una nueva capa. Haz clic con el botón derecho del ratón sobre él y activa la opción de objeto dinámico. Por último, cambia la capa al modo de superposición. A continuación, puedes crear un efecto de "paso alto" en los filtros para mejorar la nitidez de tu imagen.

  4. Pon tu capa de contorno (la segunda) en modo producto, luego en la capa de la foto original, añade el efecto de foto "recorte" en la galería de filtros, y luego "pintura al óleo" para añadir suavidad a la unión de colores. Por último, revisa la saturación de tu imagen si es necesario.

  5. Por último, con una última capa, o con máscaras de fusión, finaliza los detalles, añadiendo blanco en los ojos o pequeños toques de color en los lugares que quieras destacar.

El color de tono

Un tercer método consiste en transformar una foto utilizando grandes colores de tono. Aunque este método es sencillo y puede producir un diseño minimalista, requiere mucho tiempo. El objetivo es delinear cada parte grande de tu fotografía, utilizando una herramienta de selección, y luego tomar el color principal de cada parte, para hacer un relleno de un solo color en cada parte. Para un retrato, por ejemplo, harás una selección para el pelo, luego para la cara, el cuello y finalmente la chaqueta. Asignarás cada una de estas selecciones a diferentes capas, y les darás a cada una un color sólido. A continuación, harás lo mismo con los elementos que requieren detalles, como los ojos, la nariz, la boca, ... Al final, tendrás un dibujo simplista hecho con diferentes colores de tono, y sólo te quedará añadir los detalles, gracias a los pinceles adaptados.

Reproduce la foto en su totalidad en un dibujo

Cuando hablamos de reproducir una foto, nos referimos principalmente a volver a dibujar la foto completa con herramientas de dibujo digital o con lápices, sin añadir ningún efecto de transformación preconcebido. Esto no sólo se aplica al dibujo en papel, y aunque es cierto que dibujar en un cuaderno es más natural, se puede reproducir una foto utilizando las herramientas de un software de dibujo y una tableta gráfica adaptada. El objetivo es hacer un boceto de la A a la Z, para que la foto pueda ser reconocida, sea cual sea el estilo utilizado.

El dibujo realista

El dibujo realista es la mejor manera de reproducir una fotografía sobre la que se desea trabajar con la mayor fidelidad posible. Se necesita mucha experiencia, y se requieren muchos cursos y tutoriales antes de dominar todas las técnicas necesarias. Con un lápiz estándar, empieza con un ligero boceto de la forma general de tu fotografía. Entonces, es importante entender que este tipo de dibujo no utiliza líneas rectas, como se puede ver en el manga o los dibujos animados, por ejemplo. Por lo tanto, hay que dedicar mucho tiempo a mejorar el trabajo, difuminando, trazando y borrando muchos elementos a lo largo de la obra. Intenta también comprender cómo salen los detalles de tu fotografía en la realidad. Se trata de una tarea fundamentalmente de observación, por lo que deberá ser preciso al tratar de reproducir todas las características de la fotografía. Recuerde utilizar diferentes tipos de lápices, pero también pinceles secos, para obtener muchos efectos de textura. No hay ningún secreto para el dibujo realista, sólo el trabajo duro, la paciencia y la atención a los detalles darán un resultado realista, que será un dibujo de su foto de partida.

El dibujo lineal.

El dibujo lineal es lo contrario del dibujo realista. El objetivo del dibujo lineal es reproducir nuestra fotografía, con un estilo de líneas y contornos fuertes, para que el modelo pueda ser reconocido. Puede ser un avatar, un dibujo animado, una caricatura o un dibujo de estilo manga. La idea es sencilla, primero tendrás que analizar tu foto, y a partir de los elementos principales de la misma, como una barba, unas gafas, un peinado concreto, ..., crear muchas miniaturas pequeñas, basadas en formas sencillas, que representen cada una de estas características físicas. Este debe ser un momento de pura creación para ti, y no debes ponerte límites en la construcción de estos pequeños dibujos. Una vez que te gusten algunas de estas miniaturas, transcribe en un boceto final, que será tu base, los elementos que más te gustan de cada una de ellas. El objetivo es hacer un dibujo rápido, que no se centre en los detalles, sino que simplemente capte los elementos principales de forma aproximada. Aquí es donde el uso de una tableta gráfica híbrida puede ser interesante, porque tu última miniatura, hecha en un formato pequeño en tu hoja de papel, puede ser transferida directamente a tu software de dibujo, en un lienzo mucho más grande, lo que te permitirá recuperar tu boceto en un formato grande sin pasar por un escáner. Todo lo que tienes que hacer entonces es repasar los contornos de forma sencilla pero precisa, y finalizar tu dibujo después añadiendo detalles, texturas y sombreados para darle un aspecto acabado.

Conclusión

Como has visto, un dibujo hecho a partir de una foto puede tener muchos aspectos diferentes. Si quieres ir rápido, puedes utilizar aplicaciones especializadas, pero el resultado no es necesariamente tan bueno como cabría esperar, y es preferible utilizar un software gráfico para poder reelaborar los efectos en mayor profundidad. También se puede optar por redibujar completamente la foto con un estilo realista o no realista, pero en cualquier caso, si utilizas un programa de dibujo para añadir detalles, es preferible contar con una tableta gráfica que se ajuste a tus necesidades.