Elementos clave para la enseñanza a distancia.

Como la situación actual ha cambiado la forma de enseñar y aprender, y con la explosión de la enseñanza a distancia, los profesores deben ahora adaptar sus herramientas pedagógicas y cambiar su forma de diseñar una clase, para conseguir ofrecer un dispositivo de enseñanza a distancia eficaz, que consiga captar la atención de sus alumnos. Ya sea para la enseñanza superior o para los estudiantes de secundaria, ahora hay muchos módulos de aprendizaje a distancia, y el equipo educativo tiene varias opciones a su disposición. Cursos virtuales, plataforma de enseñanza, etc. No es necesario estar en un aula para enseñar a los alumnos lo que necesitan para tener éxito en la escuela. Por lo tanto, el profesor debe utilizar herramientas digitales eficaces, y es en este marco donde los programas informáticos y los periféricos eficaces, como una tableta gráfica, pueden convertirse en verdaderas palancas para impartir clases virtuales. A continuación veremos cómo esta nueva norma requiere adaptarse a su público, cómo lograr cursos virtuales atractivos, tanto para los formadores como para los alumnos, y también cómo las innovaciones pedagógicas digitales se convierten en un factor esencial para lograr de la mejor manera esta nueva oferta formativa.

Materiales innovadores para la enseñanza a distancia.

Para ofrecer un apoyo pedagógico de calidad, desde la escuela primaria hasta la Formación de Técnico Superior (BTS), pasando por los cursos abiertos y a distancia, añadir herramientas tecnológicas innovadoras a una plataforma de aprendizaje puede ser una verdadera solución para permitir a los alumnos estar más atentos durante las clases a distancia. Estas herramientas proporcionan la flexibilidad necesaria para crear una amplia gama de actividades de aprendizaje interactivas y módulos de formación directamente relacionados con los estudiantes. Enseñar en la universidad o en las clases que requieren atraer la atención y el interés de los estudiantes, más allá de los dispositivos proporcionados por el rectorado, permite involucrar a estos últimos haciéndolos participar activamente en el curso. Esto hace que muchos recursos didácticos estén disponibles para su uso y edición en directo, y hace que la enseñanza en el aula online sea mucho más atractiva para los escolares y estudiantes.

Entre las herramientas asequibles y utilizables por el mayor número de personas, el software de videoconferencia y la tableta gráfica son las primeras. El software de videoconferencia es una herramienta educativa esencial para no perder el vínculo entre el profesor y el alumno. Son muchas las empresas que ofrecen su software hoy en día, y entre las más famosas, como Zoom, Meet o Teams, muchas opciones permiten animar los cursos de forma dinámica para captar a la audiencia.

En cuanto a la tableta gráfica, aportará un verdadero plus a la realización de ciertos cursos por correspondencia. Aunque pueda parecer que muchos módulos y asignaturas no se pueden hacer a distancia, sobre todo los que requieren escribir o dibujar en directo (como la ingeniería, o incluso aprender a escribir las letras para los más pequeños), la tableta gráfica puede aportar una nueva pedagogía, y ofrece escribir y dibujar en directo, como se haría en una pizarra en un aula. Inculcar nuevas habilidades a los alumnos es más fácil, y la compatibilidad de algunas tabletas gráficas, como la iskn Repaper, con los programas de pizarra y videoconferencia en línea facilita mucho la implantación de la enseñanza a distancia.

Para los profesores y formadores, el hecho es que el uso de estas herramientas requiere un proceso de aprendizaje que a veces puede requerir mucho tiempo, especialmente en la urgencia impuesta por el uso generalizado de las clases por videoconferencia. La elección de la tableta adecuada es importante para poder transmitir los conceptos del curso de forma fácil y natural para los alumnos. Es en este punto donde entra en juego la tableta gráfica llamada "escáner". A diferencia de una tableta gráfica sin pantalla de base, que requerirá una particular coordinación mano-ojo, ya que esta última exige escribir sobre la superficie táctil negra con un estilete, mientras se mira la pantalla para ver el resultado en directo, la tableta escáner, como la iskn Repaper, permite al usuario fijar una hoja de papel directamente sobre la superficie táctil, y así enseñar e ilustrar sus palabras con un simple papel y un lápiz. El resultado de cada trazo se transcribe instantáneamente en el software gráfico o en la pizarra del software de videoconferencia, gracias a la tecnología de este tipo de tabletas, que aporta fluidez a tu lección y atrae la atención de los participantes al curso. De este modo, es más fácil para el profesor concentrarse en las nociones que debe inculcar a los alumnos, y destilar su lección de forma natural, sin tener que concentrarse en las líneas que intenta dibujar, y todo el mundo puede así tomar en sus manos esta herramienta con facilidad y de forma instantánea, sin ser entrenado antes.

La enseñanza a distancia, una nueva norma que requiere adaptación.

La banalización de los cursos realizados a distancia del lugar de enseñanza, a través de las herramientas informáticas, llegó muy rápidamente, y los profesores pronto han tenido que formarse, pero también a formar a los alumnos, para utilizar este tipo de dispositivo de aprendizaje a distancia. Diseñar un curso, a veces en el contexto de un dispositivo híbrido que combina una reunión presencial y una clase virtual, a través de videoconferencia, puede convertirse en un verdadero reto para profesores y tutores.

El entorno de aprendizaje: un verdadero cambio de un lugar a otro.

El apoyo a los alumnos y la formación de los profesores serán muy diferentes según la estructura de aprendizaje en la que se encuentre la enseñanza. Para una organización de formación independiente o para la formación profesional, los medios puestos en marcha son generalmente los que encontraremos para el público en general o las empresas. Luego es sencillo formarse en su uso, pero requerirá una organización independiente por parte del facilitador de las clases, para que cada alumno pueda acceder a los enlaces que conducen a los contenidos educativos, al horario de cada uno o a las clases virtuales. En cuanto a las escuelas, el Ministerio de Educación ofrece un apoyo real a los profesores a través de una plataforma pedagógica, y el acceso a los recursos digitales se ve facilitado por un portal en el que cada alumno puede encontrar sus lecciones, ejercicios y enlaces a clases en línea. Entonces es más fácil organizarlo, pero estas herramientas digitales de aprendizaje pueden requerir la formación de los profesores, que no se sienten necesariamente cómodos con ellas. Además, a diferencia de los medios públicos generales, realmente adaptados a los periféricos que pueden utilizarse para dar más dinamismo a sus cursos, puede ser más complicado sincronizarlos en el software proporcionado por la educación nacional.

Adáptate a tu público.

El público al que te diriges tiene un impacto real en la forma de dirigir un curso totalmente alejado del lugar de enseñanza. Mientras que para las personas siguiendo una formación profesional, o las que han optado por la enseñanza abierta a distancia, la motivación de los estudiantes no es una preocupación, la enseñanza digital para los estudiantes de secundaria y los universitarios requiere el diseño de módulos educativos y la provisión de numerosos recursos educativos. Estos garantizan la asistencia al permitir a los alumnos seguir estos cursos a través de Internet. En todos los casos, acompañar a varias decenas de alumnos a distancia requiere interactividad, lo que implica diseñar un dispositivo inteligente para que la clase cobre vida. De este modo, es posible interactuar con los alumnos, gracias a los equipos adaptados, como el software de pizarra y una tableta gráfica, y responder a las expectativas de los alumnos, para garantizar su presencia en cada clase. Esto maximiza el objetivo principal: la validación del aprendizaje requerido. Además, en el contexto de un curso híbrido, el uso de herramientas digitales que reflejan la sensación de estar en el aula garantiza que un estudiante que no participa normalmente no convierta la distancia en ausencia.

Enseñar a distancia de forma diferente.

Involucra a sus alumnos en la videoconferencia.

¿Qué estudiante sería tan diligente como para asistir a 7 horas de clase, sin ninguna interacción? Para no perder a una parte de tus alumnos y asegurar tu presencia a distancia, hacer que la clase sea colaborativa es una necesidad que no hay que descuidar. Organizar momentos de intervención para los alumnos, durante un curso realizado a distancia, puede llevarse a cabo fácilmente gracias a las herramientas puestas a disposición por el software de videoconferencia. Jugar a pequeños juegos, como responder a una pregunta binaria (sí o no), encendiendo o apagando la cámara web, puede ser un primer paso para involucrar a los participantes y, al mismo tiempo, comprobar que todos están delante de la pantalla del ordenador. Establecer pequeños concursos de forma periódica también puede ser una actividad en la que los alumnos participen activamente respondiendo a las preguntas del profesor o del formador. Por último, puedes incluso hacer que tus alumnos participen activamente invitándoles, individualmente, a escribir en la pizarra digital que utilizas para facilitar el curso. Hacer evaluaciones de nivel, y hacer que el momento sea colaborativo entre el profesor y el alumno no está por tanto lejos de lo que se puede encontrar en una clase estándar, a pesar de la distancia.

Proponer ejercicios numéricos.

El éxito de un curso de formación también depende de la entrega de ejercicios a los participantes. Para sacar a los estudiantes de su rutina diaria y hacer que quieran participar en sus cursos a distancia, ofrecerles tareas en forma de actividades educativas digitales puede ser una solución interesante. En vídeo, en audio o en forma de dibujo, los ejercicios pueden resultar divertidos y aportar un verdadero plus de motivación para que el alumno participe en los próximos encuentros. Esta nueva forma de enseñar merece realmente la pena, sobre todo en un momento en el que la mayoría de la población tiene un ordenador y un smartphone.

Utiliza todas las opciones a tu disposición.

Los programas de videoconferencia ofrecen muchas posibilidades para animar sus cursos de forma interactiva y lúdica. Sería una pena perdérselo. Ya sea activando o desactivando el micrófono de los participantes, para una mayor claridad cuando alguien habla, sin tener que ser cortado por otra persona, o utilizando el botón de "levantar la mano" para saber quién quiere hablar, el uso de las herramientas de comunicación con todas las opciones que ofrecen puede hacer que sus clases sean menos desorganizadas y más agradables para todos. Otra opción interesante para las clases grandes es la creación de sub-aulas. Para las tareas que requieren trabajo en grupo, esta es una excelente alternativa para un seguimiento menos caótico de los estudiantes.

Enviar los puntos clave del curso en vídeo.

Al final del curso, no dudes en enviar un breve vídeo interactivo con los puntos clave de la lección. Esto puede hacerse con antelación, o en directo si tienes una tableta gráfica con función de exportación de vídeo, como la que se encuentra en el ISKN Repaper. Esto te permite exportar todo lo que escribiste durante la lección en la pizarra digital, lo que habías planeado, pero también las respuestas a preguntas inesperadas de algunos alumnos.

La enseñanza a distancia está al alcance de todos.

Como lo hemos visto, si tienes las herramientas adecuadas, además de los recursos didácticos digitales tradicionales, la enseñanza a distancia se vuelve accesible y mucho más atractiva para todos los participantes, tanto alumnos como profesores. Si bien es cierto que no se trabajará de la misma manera con una clase de alumnos de primaria o secundaria que con adultos en la educación a distancia o en la educación superior, ofrecer una clase divertida, participativa y colaborativa hará que los alumnos quieran asistir y participar en cada sesión de clase digital. Con estos consejos en mente, depende de ti utilizarlos y darles una vuelta de tuerca para entusiasmar a tus alumnos y hacer que tus clases sean imprescindibles.